Las investigaciones descartan que el incendio de Pasaia fuese intencionado

Los vecinos agrupados en Badian Bizi, ayer con mascarillas junto al puerto. / ARIZMENDI
Los vecinos agrupados en Badian Bizi, ayer con mascarillas junto al puerto. / ARIZMENDI

Las dos hipótesis que se manejan es que empezó de forma espontánea o por la fricción entre los metales, lo que generó una fuente de calor

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

El incendio que la semana pasada generó la alarma en Donostialdea después de que ardiera una montaña de chatarra que estaba siendo descargada en el puerto de Pasaia no fue intencionado, comenzó de manera fortuita. Es la primera conclusión a la que llegan expertos que trabajaron en las labores de extinción. Resta por saber, no obstante, si el fuego empezó de manera espontánea por la acción del óxido que acumulaban los bloques de coches que estaban siendo descargados, o bien a causa del rozamiento entre metales que generó una fuente de calor que pudo haberse transmitido a componentes inflamables.

La Ertzaintza mantiene abierta unas diligencias para determinar el origen del suceso en el puerto de Pasaia. En este sentido, los agentes al frente del caso permanecen a la espera de recibir las conclusiones de informes que redactarán diferentes organismos que intervinieron en las tareas de extinción, entre ellos bomberos y la Autoridad Portuaria. Una vez llegue a sus manos toda la documentación confeccionarán un atestado que será remitido a la autoridad judicial, por si pudiera derivarse algún tipo de responsabilidad.

El incendio tuvo lugar el jueves de la semana pasada, en la explanada del muelle de Lezo 2, en el interior del puerto pasaitarra. El fuego comenzó minutos después de las doce del mediodía, durante las labores de descarga de un cargamento de chatarra procedente del Reino Unido. El material estaba compuesto por automóviles prensados en bloques destinados al sector de la acería. El fuego generó una densa humareda que llevó a las autoridades a recomendar a los vecinos de las localidades del entorno que cerraran las ventanas. Siete horas después, el incendio quedó extinguido.

Dos hipótesis

Una semana después, los expertos descartan que el siniestro ocurrido en el puerto de Pasaia fuese intencionado y barajan dos hipótesis como causas del mismo. Una de ellas, ya fue adelantada por uno de los coordinadores del operativo de extinción, que no descarta que el fuego pudo comenzar de forma espontánea como consecuencia de la oxidación de la chatarra, un proceso que viene a ser como un «fuego latente». Esta reacción química, al entrar en contacto con restos de trapos, plásticos, combustible, aceite que había en el interior de los bloques, pudo ser la que diera origen a la combustión.

Todo apunta a que prendieran elementos inflamables que contenían los bloques de chatarra

La otra probabilidad que manejan los especialistas es que la fricción entre los metales, incluso durante el mismo viaje por mar, desencadenó tal energía que prendió en cuanto recibió el aporte de oxígeno necesario y se extendió a elementos inflamables que almacenaban la chatarra en el puerto de Pasaia.

Aun cuando la normativa en vigor exige la eliminación de estos componentes con anterioridad a su manipulación y traslado, los expertos admiten que el grado inertización no siempre es el óptimo, de ahí que en no pocas ocasiones queden restos de estos productos. Se sospecha que en este caso, la retirada de aceites y demás material líquido pudo no hacerse con la escrupulosidad que cabía exigir. No obstante, estas circunstancias serán objeto de la investigación que complete la Ertzaintza.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos