Las instituciones se sumaron a la jornada

Representantes institucionales del PNV guipuzcoano se concentraron ante la Diputación Foral. / MICHELENA
Representantes institucionales del PNV guipuzcoano se concentraron ante la Diputación Foral. / MICHELENA

El Parlamento celebró un pleno sin las mujeres de EH Bildu, Elkarrekin-Podemos y PSE, y Urkullu redujo su agenda para dar protagonismo a la jornada. La Diputación foral aprobó una declaración institucional, mientras que las Juntas Generales de Gipuzkoa sí se sumaron a la huelga

A. LERATE SAN SEBASTIÁN.

La de ayer fue una jornada histórica, y las instituciones y los partidos vascos se sumaron de distinta manera al Día de la Mujer. En la mayoría de los casos optaron por paros simbólicos, asistencia a concentraciones y algunas declaraciones institucionales.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, había anunciado que iba a limitar su agenda pública para hacer visible su solidaridad con el movimiento feminista. Para ello participó en una concentración convocada en Durango, además de ataviarse con una corbata de color púrpura. Por la mañana, a su entrada al Parlamento Vasco, donde ayer se celebraba una sesión plenaria, recordó que hace unas semanas animó a hacer una reflexión sobre la participación de los hombres en esta reivindicación de los mujeres con el seguimiento de los paros, pero reconoció que también se debía atender a «la recomendación de las mujeres de que los hombres pasen hoy a un segundo plano». También añadió que «eso no impide que yo tenga a lo largo de la jornada mi muestra de solidaridad con la necesidad de una coeducación, coparticipación y corresponsabilidad, que es necesaria».

El Parlamento Vasco presentaba una imagen inusual ya que en el pleno había numerosos escaños vacíos, al menos los 23 de las parlamentarias de EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE-EE. Solo las diputadas del PNV y PP participaron en una sesión presidida por una mujer, Bakartxo Tejeria. Eso sí, los 28 representantes del PNV se concentraron al mediodía, lo mismo que los populares que decidieron que en sus debates solo participasen mujeres de su grupo. No hubo foto conjunta, a diferente del Parlamento de Navarra donde todos los grupos posaron unidos ante la fachada del edificio.

Las Juntas Generales de Gipuzkoa, a iniciativa de Podemos-Ahal Dugu, sí se sumaron a la huelga y a las diferentes movilizaciones convocadas por el Movimiento Feminista. La propuesta salido adelante, al haber sido transaccionada por los grupos junteros de Podemos, EH Bildu, PSE y PNV, mientras que el PP se opuso.

La Diputación de Gipuzkoa aprobó una declaración institucional en la que se compromete a avanzar con paso firme en la superación de las desigualdades que «son persistentes» y por ello llama a «no demorarnos más en hacerles frente». En el texto se señala que «por justicia y por respeto, debemos enfrentar, con coraje y determinación, todas las brechas que, con mayor o menor visibilidad, condicionan el presente y el futuro de las mujeres». Asimismo, los diputados forales se comprometen a impulsar la igualdad de mujeres y hombres a nivel interno «fomentando medidas para la promoción profesional de las mujeres a puestos de responsabilidad, con acciones positivas oportunas ».

La Diputación también apuesta para impulsar la puesta en marcha en las empresas guipuzcoanas, siempre en el marco de sus competencias forales, medidas que reduzcan la segregación y la brecha salarial. Además, dentro del trabajo desarrollado en el proyecto Etorkizuna Eraikiz promoverá la generación de una red de empresas que trabajen a favor de la igualdad y la conciliación responsable.

En Donostia, el Ayuntamiento iluminó de morado su fachada, como se pudo apreciar al anochecer, pero la actividad consistorial comenzó el día anterior cuando el alcalde Eneko Goia, junto con la diputada foral de Política Social, Maite Peña, la concejala de Acción Social, Aitziber San Román, y representantes de los grupos municipales Irabazi y EH Bildu asistieron a la representación teatral realizada por reclusas del módulo de mujeres en el centro penitenciario de Martutene 'Divorciadas, evangélicas y vegetarianas', tras lo cual compartieron una merienda con los representantes institucionales.

Para la directora de Emakunde, Izaskun Landaida, que ayer no tuvo agenda pública y se sumó a la movilizaciones, el paro «va más allá de una huelga laboral. Es una propuesta innovadora y amplia que ofrece diferentes maneras de sumarse con el fin de que cada mujer, en función de nuestras necesidades, podamos encontrar un sitio en ella».

El Ararteko aprobó una declaración institucional en la que insta a los poderes públicos a «implicarse de forma activa y decidida» en la lucha contra la brecha salarial en los ámbitos de la administración y de la empresa privada. El Defensor del Pueblo vasco reconoce que «es evidente que los esfuerzos realizados hasta ahora no han sido suficientes para recorrer la larga distancia que nos separa aún de un mundo sin discriminación por razón de género».

Pasos firmes

Desde las formaciones políticas vascas también se realizaron pronunciamientos sobre la importancia de la jornada. Así, el PNV se comprometió a «seguir dando pasos firmes» hacia la igualdad real entre sexos. En un texto que los jeltzales leyeron en las concentraciones que realizaron en las tres capitales vascas, se comprometieron «a redoblar los esfuerzos para erradicar la brecha salarial» y para evitar que «el ejercicio de la política deje de estar basado en el poder y el liderazgo masculinos».

La concentración del PNV en Donostia, que tuvo lugar frente a la Diputación de Gipuzkoa, estuvo encabezada por la presidenta de las Juntas Generales, Eider Mendoza, el diputado general, Markel Olano, y el alcalde de Donostia, Eneko Goia.

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, lamentó que no todas las parlamentarias vascas hicieran huelga porque «podría haber sido un día histórico, al no haber posibilidad de quorum». Recordó a las que sí se habían sumado al paro, junto a Podemos y EH Bildu, «sobre todo para dar voz a todas aquellas mujeres que no pueden hacerlo porque no pueden quedarse sin ir a trabajar». También señaló que la lucha por los derechos de la mujer debe extenderse todo el año, pero incidió en que «este 8 de marzo va a suponer un antes y un después. Creo que nunca más la lucha feminista se va a ver con los mismos ojos a partir de ahora».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos