Pesca una dorada de más de siete kilos en Hondarribia

La dorada capturada en Hondarribia./KIKO ALMEIDA
La dorada capturada en Hondarribia. / KIKO ALMEIDA

Un pescador de Irun captura una dorada que pesó 7 kilos y 100 gramos en la zona del Puntal de Hondarribia

J. PEÑALBA

Las aguas de la desembocadura del Bidasoa se han convertido en el mejor caladero de pesca de Euskadi. Si el pasado fin de semana el alegiarra Jokin Zabala se hacía con una lubina de 6 kilos y 300 gramos, ayer fue otro aficionado, esta vez de Irun, el que se cobraba una pieza también de exposición: una dorada que pesó nada menos que 7 kilos y 100 gramos. La captura, al igual que en el caso anterior, se llevó a cabo en Hondarribia.

«Estaba con mi amigo Joseba, en la zonal del Puntal, próxima al aeropuerto. Llevábamos toda la tarde con las cañas largadas y ninguna se había movido un ápice. No habíamos tenido ninguna picada. Estábamos ya aburridos, poco menos que a punto de recoger y marcharnos», relata Roberto Torrón, el protagonista de esta historia.

Pero todo pescador sabe que hay que ser paciente. Es una virtud que ayer le dio a este vecino de Irun la oportunidad de hacerse con la captura más importante de su vida.

Apenas habían pasado unos minutos de las seis y media de la tarde cuando una de las cañas de Roberto se curvó tanto que parecía que incluso podía partirse. «La picada fue de las buenas... El carrete comenzó a girar. Eché mano a la caña. El pez tiraba como un demonio», explica Roberto.

La pugna con el animal no había hecho más que empezar. El pescador se preparaba para una larga batalla, aunque al final no fue para tanto. «Hemos estado unos diez minutos. Poco a poco la he ido aproximando a la orilla. Cuando estaba ya cerca, mi amigo Joseba se ha metido en el agua con un salabardo y la ha cogido».

Roberto reconoce que fue una sorpresa comprobar que se trataba de una dorada, una de las piezas más cotizadas por los pescadores. «Cuando tiraba de ella, pensaba que sería una corvina y no una dorada».

La mejor de sus capturas

El pescador señala que el ejemplar de ayer se convierte en la mejor de sus capturas. «Lo más que había pescado había sido una dorada de 3,2 kilos, que no está nada mal. Pero es que esta última es espectacular», reconoce.

Con una sonrisa imposible de borrar de su rostro, Roberto, acompañado de su amigo Joseba, ya había hecho la tarde y recogieron sus trastos no sin antes inmortalizar la buena pesca. «La llevaré a casa, la trocearé y repartiré» explica el pescador.

Al igual que en la captura de la lubina por parte de Jokin, Roberto utilizó como cebo cangrejo verde. «Normalmente lo suelo coger yo mismo, pero si no, lo compro», explica el pescador que utilizo caña de carbono. Asimismo, empleo una línea como puntera de 0,35 milímetros de fluorocarbono. «Y también unos buenos carretes», se apresta a precisar.

Más

 

Fotos

Vídeos