Un hombre de 85 años fallece en Donostia tras precipitarse con un todoterreno por una ladera de veinte metros

El vehículo se ha precipitado al recinto que pertenece a la empresa Cementos Rezoaque desde una carretera anexa a esta./MICHELENA
El vehículo se ha precipitado al recinto que pertenece a la empresa Cementos Rezoaque desde una carretera anexa a esta. / MICHELENA

El siniestro se ha producido en una de las carreteras secundarias trasera a la empresa Cementos Rezola, en el barrio donostiarra de Añorga Txiki

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

Un hombre de 85 años, vecino de Donostia, falleció este martes tras precipitarse con un todoterreno por una ladera de veinte metros de altura en una de las carreteras secundarias traseras de la empresa Cementos Rezola, en el barrio donostiarra de Añorga. Los hechos se produjeron hacia las siete de la tarde, cuando el hombre, que viajaba solo en un vehículo marca Nissan Terrano, se salió de la carretera por causas que todavía se desconocen y volcó en la llamada avenida de Añorga, alguna de cuyas pistas discurre por el recinto interno de la empresa guipuzcoana. Desde la cementera, no obstante, aclararon que no se trata de ningún trabajador y que el siniestro no tuvo nada que ver con la labor en ella realizada.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron agentes de la Guardia Municipal, la Ertzaintza y varias dotaciones de bomberos, así como varias ambulancias. Los servicios de emergencias trabajaron hasta cerca de las nueve y media de la noche por recuperar el cuerpo, que tras el siniestro quedó atrapado en el interior del vehículo.Un vehículo de la funeraria se acercó hasta el lugar para recogerlo. La Guardia Municipal investiga las circunstacias del accidente y la autopsia que se le practicará determinará las causas del fallecimiento, si fue por alguna dolencia previa o fruto del impacto.

La zona en la que sucedió el accidente es una carretera de acceso privado. Según confirmaron fuentes de la misma empresa, el todoterreno cayó al recinto que pertenece a la empresa desde una carretera anexa a esta, y remarcaron que el siniestro era ajeno a la actividad en la cementera. Igualmente negaron que se tratase de algún empleado de Rezola, dado que los servicios de emergencia tuvieron que acceder al recinto para rescatar el cuerpo del hombre fallecido.

Seis accidentes mortales más

Con la de este martes, en lo que va de año son siete las personas que han perdido la vida en la carretera. El 17 de enero se produjo el primer accidente mortal de este 2019 en Gipuzkoa. Un vecino de Zarautz falleció como consecuencia de las graves heridas sufridas en un accidente que tuvo lugar en Orio, en la autopista AP-8, dirección Donostia. El siniestro se registró a las cinco y veinticinco de la tarde en la AP-8 cuando un camión y un turismo de la marca Xsara y de matrícula San Sebastián colisionaron por alcance a la altura de Orio. Tras el impacto, el camión se salió de la calzada y posteriormente volcó, perdiendo la carga que transportaba.

El segundo siniestro se produjo el 29 de enero. En este accidente, un hombre de 63 años murió después de que su vehículo cayera al río Oria a la altura de la ermita de San Bartolomé en Ordizia. Efectivos de los bomberos descendieron al río para proceder al rescate del conductor y único ocupante del coche, pero las dotaciones de emergencias sólo pudieron confirmar su fallecimiento.

A estos dos víctimas mortales por accidentes de coche hay que sumar la de los cuatro motoristas que han perdido la vida en lo que va de año. El último se produjo en Leintz-Gatzaga el pasado día 7 de junio, en el que un conductor fugado supuestamente causó la muerte de un joven de 36 años de Aretxabaleta, natural de Zamora.

Al parecer el motorista fue supuestamente embestido por un monovolumen ocupado por cuatro personas, cuyo conductor dio positivo en los tests de alcohol y drgoas. Previamente el 2 de marzo, en una de las entradas a Lasarte-Oria desde la N-I, un vecino de Usurbil de 65 años falleció como consecuencia del choque en el que se vieron implicados tres vehículos, dos motos y una furgoneta.

El 20 de febrero, cuando un hombre de 74 años perdió la vida tras colisionar la moto que conducía contra una furgoneta frigorífico en el barrio donostiarra de Aiete. Hasta el momento, el último accidente mortal en carreteras guipuzcoanas tuvo lugar el día 9 del mismo mes, cuando se produjo otro siniestro en Deba, en la N-634, en la subida al alto de Itziar. La víctima era un vecino de Ermua de 35 años que falleció tras un choque frontal.