Goia defiende que la recaudación de la tasa turística debería de ser municipal

Goia defiende que la recaudación de la tasa turística debería de ser municipal

Donostia aboga por costear el gasto extra municipal por la actividad turística, y el sector pide destinarlo a promoción y mejora de servicios

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Decidir a qué se destinar el ingreso extra de la tasa turística va a ser una de las cuestiones más complejas si lo que se quiere es buscar el consenso. Aún quedan muchos pasos previos para avanzar en esta cuestión antes de determinar el destino de ese recurso, como corroborar la competencia foral para estudiar su puesta en marcha, pero los posicionamientos parecen claros.

En Gipuzkoa no hay duda de que instituciones y buena parte del sector es partidario de la implantación del gravamen. Así, el alcalde de Donostia, Eneko Goia, afirma que sobre todo en la capital guipuzcoana la aplicación de esta tasa está «plenamente justificada». El regidor donostiarra resta importancia a que sea el Gobierno Vasco o la Diputación la competente de crear el marco legal para aplicar el impuesto, siempre que los recaudadores directos, indica, sean los ayuntamientos y no las arcas forales. «Ese es un matiz importante», subraya al tiempo que reivindica que «la presión del gasto provocado por la actividad turística en Donostia no es la misma que en zonas menos turísticas del territorio, por lo que consideramos que no se puede aplicar un 'café para todos' en esta cuestión».

Según un estudio realizado por el Ayuntamiento donostiarra, con el cobro de una tasa que oscile entre 1 y 3 euros, el ingreso anual extra solo de la capital guipuzcoana sería de entre 1,5 y 4 millones. Es por ello, que Goia defiende que los recursos económicos derivados de la tasa «podrían paliar los gastos que se generan en el Ayuntamiento por la llegada de turistas», indicó en referencia a servicios como la limpieza, seguridad, residuos. Aunque también aboga por «mejorar las infraestructuras, servicios y, en definitiva, mejorar el destino».

«El gasto por la llegada de turistas a Donostia es mayor y no se debe equiparar» Eneko Goia, Alcal de Donostia

Ligeras diferencias se aprecian sobre esta cuestión con el departamento de Turismo de la Diputación. El diputado del ramo aboga por destinar la tasa a «promoción del destino, infraestructuras que tienen que ver con la competitividad del territorio y al patrimonio natural, cultural y construido», indica Denis Itxaso, al tiempo que refiere que la tramitación para generar un marco legal para implantar la tasa es «compleja», por lo que pone en duda que vaya a estar operativa en 2019.

Un plus proporciona

Desde la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa, su secretario general, Kino Martínez, coincide con Goia en que debería ser la administración local la encargada de la recaudación del gravamen por una cuestión tan sencilla como que «otras zonas menos frecuentadas por los turistas no pueden equipararse al caso donostiarra ni en precio ni en ocupación».

Donde difiere con las palabras del alcalde es a la hora de decir qué hacer con ese ingreso extra. A juicio de Martínez, debería destinarse a «mejorar la competitividad de las empresas y su promoción, en lugar de a mejorar los problemas estructurales como la seguridad o las basuras». Y lo argumenta: «El restaurante o alojamiento en el que se hospeda el turista ya abona una tasa de basuras al Ayuntamiento, por lo que destinarlo a ese fin sería abonarlo por partida doble». Y añade que si opción es para paliar la generación de residuos, recuerda que «más residuo genera el excursionista o visitante que no se aloja en el territorio».

«El turista no solo supone gastos, también aporta ya el 7,7% del PIB» Paul Liceaga, Hoteles de Gipuzkoa

«La cuantía no debe ser una cantidad fija sino proporcional al precio de la habitación» Kino Martínez, Asociación de Hostelería

Asimismo, defiende que al igual que hacen otras ciudades europeas como Berlín o Bruselas, la cuantía a aplicar sobre el precio de la habitación debe ser proporcional y no una cantidad fija, «porque no es lo mismo pagar dos euros más por noche para quien se aloja en el María Cristina que para quien se hospeda en una pensión en el interior del territorio».

Por su parte, el portavoz de Hoteles de Gipuzkoa, Paul Liceaga, prefiere ser cauto hasta no contar con información ampliada de «el marco competencial, el papel de la hotelería en su recaudación y en la decisión del destino de los fondos». Por el momento, dice, «lo único que parece claro es que la hotelería tendría un papel importante» e invitó a no pensar solo en el gasto que se realiza a nivel municipal por la actividad turística, sino también en lo que se ingresa gracias a él. «En Gipuzkoa ya supone el 7,7% del PIB».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos