Goia defiende la norma de pisos turísticos tras recibir el recurso de Competencia

Un piso de alquiler turístico en San Sebastián./UNANUE
Un piso de alquiler turístico en San Sebastián. / UNANUE

San Sebastián suma así 22 denuncias contra la norma de viviendas de alquiler a turistas, 21 de las cuales han fallado a favor del consistorio donostiarra

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento de Donostia ha conseguido librar cada batalla que se ha celebrado hasta la fecha con la intención de tumbar la ordenanza reguladora de viviendas de uso turístico. Han transcurrido ocho meses desde que el Pleno donostiarra aprobara el pasado mes de marzo la nueva norma sobre pisos turísticos y en este periodo el juzgado del TSJPV ha resuelto 21 recursos interpuestos por particulares. En todos ha fallado a favor del consistorio.

Pero el gobierno municipal de Eneko Goia se enfrenta ahora a una nueva «y «esperada» demanda interpuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), cuya notificación judicial ha llegado esta semana al Ayuntamiento, según indicó ayer el alcalde en rueda de prensa.

Goia insistió en que «el argumento principal» con el que se hará frente a este recurso es la defensa de su competencia municipal y «capacidad urbanística para ordenar el fenómeno de las viviendas de uso turístico». En este sentido reiteró que el fallo de los 21 recursos concluye que el alojamiento de turistas «es uso terciario hotelero» por lo que la institución municipal «tiene facultad para establecer limitaciones». Una afirmación que choca con el argumentario de la CNMC que «equipara la vivienda a cualquier otro producto de mercado», y que Goia considera «inaceptable».

En ocho meses de ordenanza

21 recursos
Todos fallan a favor del Ayuntamiento.
Recurso del CNMC
Pendiente de resolución.
Recurso de Aparture
Retirado la semana pasada.
Advertencia de recurso de la AVC
Finalmente no se interpuso.

Cuestiones recurridas por CNMC

9 artículos
4, 6, 13, 14, 15, 16.2, 18.2, 18.3 y 21.3.
Limitaciones
Requisitos de dimensiones mínimas y máximas de las estancias de la vivienda, limitación por superficie en el edificio o por número de plantas del bloque; así como limitar la implantación de viviendas según la zona A, B o C en la que se encuentre el piso.
Identificación del inmueble
Requisito que considera muy grave.
Exigir equipamientos concretos
Lo considera una carga innecesaria para el propietario.
Obligación de asistencia telefónica o personal
Es una restricción entendida como muy grave.

Los servicios jurídicos del consistorio están elaborando la defensa con el convencimiento de que «la postura del Ayuntamiento es muy sólida jurídicamente». De hecho, según adelantó el regidor de la ciudad, para «reforzar» su postura aludirán a una reciente sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre la Ley Vasca de Vivienda que establece el principio de la función social de la misma.

Además de las 21 denuncias solventadas, el Ayuntamiento ha conseguido esquivar el recurso que interpuso la Asociación vasca de Apartamentos Turísticos, Aparture, que la semana pasada optó por retirarlo, así como el de la Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) que finalmente ha preferido no mover ficha pese a criticar desde un inicio que la nueva regulación contiene limitaciones que no están debidamente justificadas.

Nueve artículos

La CNMC no llegó a apurar los dos meses que le correspondían de plazo y fue el pasado 7 de agosto cuando presentó un recurso ante el TSJPV, cuya notificación ha llegado al consistorio esta semana.

Según ha podido saber este periódico, el recurso contencioso administrativo difiere concretamente con nueve artículos de la regulación donostiarra -4, 6, 13, 14, 15, 16.2, 18.2, 18.3 y 21.3-.

Dichos apartados se refieren a cuestiones que la entidad ya recogió en un informe hecho publico el pasado mes de junio al entender que la nueva norma establece «barreras de entrada no necesarias ni proporcionales al mercado», lo que a su juicio acarrea un «claro efecto restrictivo de la competencia».

«El alojamiento de turistas es uso terciario hotelero por lo que el Ayuntamiento puede poner limitaciones» Eneko Goia, Alcalde de Donostia

«Nuestra postura es muy sólida jurídicamente y confío en la defensa que se está preparando» Eneko Goia

Más concretamente denuncia que sea obligatorio el empadronamiento del titular en la vivienda arrendada, así como requisitos técnicos que contemplan estancias y dimensiones mínimas y máximas, la superficie útil mínima, ratios de sobreocupación para viviendas anteriores a la Ley 2015 o la limitación de la superficie destinada a pisos turísticos en función de la altura del edificio y el número de plantas que obtenga.

La CNMC tampoco se muestra conforme con la zonificación ni con la prohibición de implantar pisos en la zona A, considerada saturada, zona B, de alta demanda, y zona C. Asimismo, es contraria a que a un propietario de una vivienda para uso turístico se le exija la identificación del inmueble.

Tal y como recogieron en dicho documento, la máxima autoridad en Competencia recuerda que los «posibles problemas» de congestión que generarían los alojamiento turísticos sobre los residentes de la zona tampoco son exclusivos de las viviendas destinadas a turistas, «sino de todos los alojamientos, incluidos los tradicionales (hoteles y apartamentos turísticos)». Y sobre esta cuestión propone medidas «más proporcionadas», como la intervención «mediante una tasa turística sin diferenciación del tipo de alojamiento».