La Ertzaintza desvela cómo actúan los ladrones en domicilio y cuáles son sus preferencias

Los cacos colocan diminutas pestañas de plástico en los marcos de las puertas para saber si sus inquilinos están de vacaciones./Gráfico
Los cacos colocan diminutas pestañas de plástico en los marcos de las puertas para saber si sus inquilinos están de vacaciones.

Los ladrones, cada vez más especializados, vigilan la ausencia de los propietarios por vacaciones para dar el golpe y desvalijar los pisos

AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.

Una simple pestaña colocada en la puerta de entrada del domicilio sirve a los ladrones para comprobar si tienen el camino despejado para dar el golpe. Si durante unos días la trampa permanece en su sitio, entienden que los propietarios se han ido de vacaciones y entran en acción. Manipulan la cerradura, sin necesidad de forzarla, abren la puerta y ponen patas arriba toda la casa para buscar joyas, dinero y aparatos informáticos, el botín más codiciado. La Ertzaintza conoce bien el modus operandi de estos delincuentes, organizados en muchas ocasiones en grupos especializados, que durante el verano aprovechan su 'temporada alta' para llevar a cabo los asaltos. Solo en julio y agosto pasados, en Gipuzkoa se registraron 3,6 robos con fuerza cada día en domicilios y dependencias anexas como garajes. En Euskadi, fueron 11 diarios. Unas cifras similares a las del año anterior, pero que no tranquilizan ni a las víctimas ni a las autoridades, que llaman siempre a extremar las medidas de precaución.

El desmantelamiento, durante la primavera, de alguna banda criminal dedicada al robo en domicilios y locales, y a desvalijar pisos aún en construcción apenas ha reducido el número total de asaltos en el territorio. Según los datos facilitados por el Departamento vasco de Seguridad, en los dos meses centrales del verano se contabilizaron 228 robos con fuerza en viviendas. De ellos, 135 se realizaron estrictamente en domicilios y otros 93 en anexos, principalmente garajes. La cifra apenas reduce en seis el número de asaltos registrados en las mismas fechas del año anterior, cuando se contabilizaron un total de 234. Pero sí se modulan algo los robos en unos y otros espacios. Los asaltos de ladrones a domicilios durante el verano de 2017 sumaron 156, mientras que este año se han reducido a 135, un 15% menos. Ese descenso, no obstante, se compensa con el incremento de robos en dependencias contiguas a las viviendas, con 93 delitos acumulados este año frente a los 78 del anterior.

La incidencia de este tipo de delitos, por tanto, se mantiene más o menos estable, con una ligera bajada, tanto en Gipuzkoa como en toda Euskadi, donde este verano los ladrones han protagonizado un total de 723 asaltos, 18 menos que en julio y agosto del año anterior. Y se han 'cebado' más con Bizkaia, donde se incrementan los delitos y pasan de 387 a 424.

Las cifras dejan tras de sí un reguero de episodios violentos, detenciones y sobresaltos a los propietarios que ven interrumpidas sus vacaciones con una llamada de la policía advirtiendo de lo ocurrido, o en los casos más intimidantes, se despiertan en medio de la noche al escuchar ruidos al otro lado de la pared. Ambas modalidades han ocupado espacio informativo este verano en el territorio, donde han sido arrestados algunos de los autores.

En Bergara o Irun

Los últimos fueron un hombre de 34 años y una mujer de 26 acusados de llevarse un vehículo que se encontraba en un garaje, y dinero y varios objetos de valor de una vivienda en Bergara, cuyos residentes se encontraban fuera de vacaciones. Según informó la Ertzaintza, los ladrones, vecinos de la misma localidad, forzaron la puerta y desvalijaron la casa. Pero días después, las pesquisas policiales permitieron identificarlos y detenerlos en su propia casa, tras vender su botín en una tienda de compraventa de segunda mano de Vitoria, y localizar el turismo en Legutiano.

En julio y agosto se contabilizaron 228 delitos de robo con fuerza en viviendas en Gipuzkoa DELINCUENCIA

Aumentan los asaltos perpetrados en garajes, mientras que descienden un 15% en las casas OTRAS DEPENDENCIAS

Los más codiciados son los aparatos electrónicos como televisores o tablets, y también dinero y joyas OBJETOS ROBADOS

Este caso, a mediados de agosto, se produjo con escasos días de diferencia de otro asalto, esta vez a una vivienda de Irun, en la que se encontraban durmiendo sus residentes. La Ertzaintza detuvo a cuatro hombres de entre 18 y 25 años después de que los propios inquilinos advirtieran de su presencia y de la falta de enseres como el televisor. Los ladrones, algunos con antecedentes penales, intentaron huir con el botín pero fueron localizados poco tiempo después, con los artículos sustraídos escondidos debajo de varios vehículos aparcados en las proximidades. Se les intervinieron un teléfono móvil, una mochila con unas zapatillas, una cámara de fotos, un reloj, un altavoz inalámbrico y la televisión, que habían ocultado tras unos matorrales.

En Beasain, otro hombre intentó robar de madrugada en un domicilio al que accedió por el balcón. Fue detenido. Y en Zerain, un joven de 22 años accedió por la ventana a una casa de la que se llevó una tablet, un reloj y una cámara de fotos. También fue arrestado.

Recomendaciones

Pese a que las ausencias de los domicilios en verano suponen un reclamo para los ladrones, la Ertzaintza extiende sus recomendaciones para evitar sustos a todo el año. Para empezar, remarca que «siempre» hay que cerrar con doble vuelta de llave las puertas. Y que estas deberían asegurarse mediante cerraduras «modernas que ofrezcan mayores garantías».

Además, los responsables de seguridad recomiendan revisar periódicamente los marcos de las puertas para detectar las mencionadas pestañas. Cerrar bien balcones y ventanas, sobre todo si hay algún andamio de obra en la fachada. Retirar, con ayuda de familiares o vecinos de confianza, la correspondencia de los buzones para evitar que se acumule. Y ahorrar cualquier comentario en público o a través de las redes sociales sobre las fechas o el tiempo en el que se permanecerá fuera del domicilio.

Cuantas menos facilidades se den, mejor. Aunque los robos en domicilios sigan conformando uno de los delitos más comunes, con delincuentes en los últimos años más especializados procedentes -según el origen de los integrantes de las bandas que han caído en los últimos meses en Euskadi- de países del Europa del Este.

Más

 

Fotos

Vídeos