Gipuzkoa cuenta con un nuevo centro de día para menores tutelados

El nuevo centro de menores de Riberas tiene capacidad para 18 personas. /MIKEL FRAILE
El nuevo centro de menores de Riberas tiene capacidad para 18 personas. / MIKEL FRAILE

Ubicado en Riberas de Loiola, en Donostia, tiene capacidad para 18 personas

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

La Diputación ha añadido un nuevo recurso para menores a su red con un centro de día para menores tutelados. Ubicado en el barrio de Riberas de Loiola de Donostia, cuenta con 18 plazas de las cuales ya se han ocupado 11.

Aunque la presentación del centro se ha realizado este jueves, lleva en funcionamiento desde el pasado mes de abril, con resultados muy positivos. El recurso, pionero en Euskadi, acoge durante el día a menores tutelados por la Diputación que viven con sus familias y tiene un caracter terapéutico, no educativo. La atención está dirigida a adolescentes en riesgo de desprotección entre los 13 y los 18 años que, tras pasar por centros de menores, pueden volver a sus familias. Tanto ellos como el resto de miembros del núcleo familiar reciben la ayuda y el asesoriamiento de los terapeutas del centro.

El nuevo centro ha sido visitado este jueves por el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, y la titular el departamento de Políticas Sociales, Maite Peña. Olano ha asegurado que se trata de un espacio «pionero» en España, porque sí existen centros de día para atender a menores con diversos problemas y necesidades pero cuya tutela pertenece a sus padres o familiares.

De esta manera, el nuevo recurso ofrece «una atención terapéutica comunitaria, diferente a la atención clásica» que se presta en las residencias o espacios psicológicos convencionales, ha explicado Olano, quien ha agregado que introduce «el concepto de 'mejoría'» dentro de un programa de «reducción de riesgos».

Los profesionales del centro trabajan con los adolescentes evitando dinámicas o medidas coercitivas y apostando por «la contención emocional y la confianza», y llevan a cavo acciones de apoyo dirigidas a mejorar la autonomía personal, las formas de relación con sus familias y la integración en la comunidad.

En el centro, los adolescentes disponen además de una atención tutorial individualizada con servicios de orientación, acompañamiento y apoyo psicológico, al tiempo que las familias reciben orientación socio-laboral y servicio de ocio y tiempo libre.

El objetivo es evitar que los menores vivan separados de sus familias y que recuperen la normalidad de sus vidas. Además de terapias individuales y en grupo, se organizan talleres, actividades de ocio y deporte, etc.

Según los datos aportados por el departamento foral de Política Social, en Gipuzkoa hay actualmente en torno a 700 menores bajo la tutela de la Diputación, de los que aproximadamente la mitad vive con familias de acogida y el resto en distintos centros de la red foral.

 

Fotos

Vídeos