Gipuzkoa busca reducir un 35% el consumo energético de sus edificios públicos antes de 2030

Txara II es uno de los diez edificios que más consume./MORQUECHO
Txara II es uno de los diez edificios que más consume. / MORQUECHO

Este ahorro, que forma parte de la estrategia de la Diputación para reducir las emisiones, deberá alcanzar el 60% antes del año 2050

MACARENA TEJADA

La Diputación de Gipuzkoa se ha propuesto un nuevo objetivo para reducir el consumo energético en los edificios públicos del territorio. Se busca que antes de 2030 el consumo de estos inmuebles baje un 35%, según ha anunciado este jueves el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, en las jornadas de 'Edificios con energía verde 2019' en el Koldo Mitxelena de Donostia.

En este sentido, Asensio ha asegurado ayer que «el modelo energético de Gipuzkoa debe apostar por las renovables, facilitar el acceso de la ciudadanía al autoconsumo y la mejora de la eficiencia para lograr un mayor ahorro energético». Además, el territorio «debe construir un modelo energético sostenible tanto desde el punto de vista ambiental, como social. Nuestro objetivo es poner en marcha una estrategia para reducir las emisiones, luchar contra el cambio climático y combatir la pobreza energética».

Si bien el objetivo es reducir un 35% del consumo energético de los edificios públicos de Gipuzkoa antes de 2030, este ahorro deberá alcanzar el 60% antes de 2050. Para lograr este propósito, el departamento de Medio ambiente ha realizado un inventario que determina la situación en relación con el consumo energético del territorio, establece un nivel actual de referencia y planifica actuaciones que permitan implantar sistemas más sostenibles y alcanza los ahorros mencionados.

En la actualidad la Diputación de Gipuzkoa dispone de más de cincuenta edificios de uso directo, además de los pertenecientes a las entidades, como pueden ser los organismos autónomos forales, las fundaciones forales y las sociedades mercantiles forales. En cualquier caso, el 92% del consumo de estos inmuebles se concreta en 25 de ellos, mientras que el 72% se concentra en solo diez. Todos juntos representan el 50% de los consumos energéticos de la Diputación. La otra mitad, por su parte, corresponde a otras instalaciones de alumbrado público, señalización, semáforos, túneles...

El 72% del consumo

Sea como fuere, el inventario presentado por la institución foral se ha centrado en 29 edificios que representan el 94% del consumo energético de los inmuebles públicos, que alcanzó los 34.576 MWh, con un gasto de 2.183.174 euros. El consumo total, sumadas el resto de instalaciones, llegó a los 62.540 MWh, con un gasto de casi cinco millones de euros. Por su parte, el grueso del consumo, el 72% se concentra en diez edificios: Miramon, Palacio, Egogain, Txara I, Txara II, Errotaburu, Koldo Mitxelena, Gordailu, Kirol Etxea y el albergue de Zarautz.

Las diferentes acciones que ha llevado a cabo la Diputación han permitido reducir el consumo y las emisiones de C02 entre 2013 y 2017. Se ha logrado una bajada del 22% en la factura energética y del 19% en las emisiones. Así las cosas, en 2017 se emitieron a la atmósfera 933 toneladas de C02 menos que en 2013.

Además, desde la Diputación explican que durante estos últimos años se han realizado numerosas actuaciones para impulsar las energías renovables y reducir las emisiones. Se han aprovechado un total de 437,5 kW de energía solar fotovoltaica, 368m2 de energía solar térmica y 506 kW de biomasa, entre otras.