Gipuzkoa apuesta por un modelo de residencia con mini apartamentos

El centro se dividirá en unidades convivenciales para 18 personas y tendrá 'mini apartamentos'. / DFG
El centro se dividirá en unidades convivenciales para 18 personas y tendrá 'mini apartamentos'. / DFG

El nuevo centro para mayores de Usurbil tendrá 127 plazas que contribuirán a paliar la actual lista de espera de 723 dependientes

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

El envejecimiento de la población es uno de los retos más importantes a los que se enfrenta Euskadi y Gipuzkoa ha optado por desmarcarse y apostar por modelos que responden a las nuevas necesidades de los mayores de 65 años en el territorio. Muestra de ello es el nuevo centro de alojamiento residencial que se abrirá en Usurbil de la mano de la Diputación de Gipuzkoa y Matia Fundazioa. Un espacio que se aleja del carácter hospitalario de los actuales recursos gerontológicos para acercarse a un modelo de vivienda en la que los usuarios se sientan «como en casa».

El nuevo centro será pionero en el Estado, situando el territorio en una posición muy avanzada en materia de alojamiento para mayores dependientes. Ubicado en el barrio Kalezar de Usurbil, ofrecerá alojamiento para 127 personas, que en vez de residir en habitaciones lo harán en 110 pequeños apartamentos. Además de ese carácter familiar y de extensión de la propia casa de los residentes, el centro fomentará la vida en comunidad, por lo que está dividido en siete unidades convivenciales. Cinco de ellas estarán formadas por grupos de 18 personas, y otros dos espacios serán para pacientes psicogeriátricos con 15 personas.

El perfil que acogerá el centro, tal y como explicó el director general de Matia Fundazioa, Gerardo Amunarriz, «es el de personas con un grado 3 de dependencia, el más alto, y que tienen deterioro cognitivo», el que más demanda asistencial presenta en el territorio, dentro del cual hay mayoría de mujeres. Amunarriz señaló asimismo que la nueva residencia está basada en el concepto anglosajón 'housing', «que responde a la demanda social de que todos queremos vivir en nuestra casa, y cuando eso no sea posible, poder hacerlo como en ella». Asimismo, destacó que este proyecto es el resultado «de muchos años de experiencia en el ámbito residencial que nos han dado una visión de cuáles son las necesidades actuales y futuras».

Las obras del centro comenzarán en otoño y se espera que esté terminado en 2021

Este innovador recurso contará con una inversión de 13,8 millones de euros, de los cuales la Diputación foral aportará 2,8 millones, tal y como acordaron ambas entidades en el convenio que rubricaron ayer. Los plazos estimados sitúan el comienzo de las obras en otoño de este mismo año y se calcula que esté terminado en 2021.

Casi al mismo tiempo se estima que empiece a construirse el centro de referencia para el envejecimiento de Pasaia, Adinberri, aunque este se inaugurará un año más tarde, en 2022. «Gipuzkoa va a tener dos nuevos centros pioneros en el Estado construyéndose paralelamente y que llegarán casi a la vez, y también hay que recordar el proyecto de la residencia Arbes en Irun. Estos tres nuevos recursos supondrán un gran empujón para que el resto de centros sigan estos modelos que fomentan el envejecimiento saludable», destacó Olano.

Por su parte, la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, destacó también el tipo de atención que se implantará en estos centros, «para avanzar en un modelo más flexible y que piensa en las personas».

La demanda de Buruntzaldea

El centro que se construirá en Usurbil contribuirá a reducir la lista de espera para plazas residenciales que existe en Buruntzaldea, la comarca con mayor demanda no cubierta de Gipuzkoa, tal y como señalan desde Diputación. Actualmente 723 personas dependientes se encuentran a la espera de poder optar a una plaza en una residencia pública o concertada en el territorio. En esta comarca el número asciende a 75 personas, una de las zonas con mayor demanda en comparación con las plazas disponibles.

El centro se dividirá en unidades convencionales para 18 personas y tendrá 'mini apartamentos'. / DFG