Fuegos artificiales no exentos de riesgo

DYA Gipuzkoa ubica ocho ambulancias durante los fuegos artificiales en el entorno de La Concha. / DYA
DYA Gipuzkoa ubica ocho ambulancias durante los fuegos artificiales en el entorno de La Concha. / DYA

En cuatro noches, DYA ha atendido a 30 personas en la Semana Grande | Una mujer fue evacuada al Hospital Donostia tras hundirse la barca a la que había accedido con otras tres personas para ver el espectáculo pirotécnico

ELENE MENDIOLASAN SEBASTIÁN

Cada noche a las once menos cuarto, las miradas de los donostiarras y visitantes se dirigen al cielo. Los impresionantes fuegos artificiales son, año tras año, uno de los espectáculos más multitudinarios de San Sebastián. Sin embargo, también suponen un gran peligro si los espectadores no toman las medidas de seguridad exigidas.

Desde la noche del sábado a la del martes, han sido 30 las personas atendidas por DYA Gipuzkoa y 6 las trasladadas a centros sanitarios. Fue la noche del martes al miércoles la que más incidentes ha tenido: 14 asistencias y 2 traslados.

Esa noche, tuvieron que atender a dos matrimonios de unos 70 años, que navegaban en un barco en aguas de la Bahía de la Concha. El motor de este dejó de funcionar, por lo que otra embarcación lo tuvo que remolcar. Entonces el agua comenzó a entrar hasta hundir dicho barco.

Una de las mujeres quedó atrapada dentro, por lo que Borja Isturiz, uno de los trabajadores de Motoras de la Isla, la rescató. Tras salvarla, DYA y Cruz Roja la atendieron. Se encuentra fuera de peligro.

Para que los incidentes se puedan resolver como en el caso mencionado, DYA ubica durante los fuegos artificiales en el entorno de La Concha ocho ambulancias, un equipo de logística y dos coordinadores. No obstante, la prevención tiene gran relevancia. Lo principal es «no entrar a la zona de seguridad durante los fuegos artificiales», aclaran en su cuenta de Twitter. Pero, en caso de necesitar asistencia, se debe «concretar la localización al máximo y hacerse visible». Es importante «hacer señales claras y, si se encuentra en un lugar complicado de ver, tener a alguien esperando a los voluntarios en un sitio visible», señalan desde DYA.

También ofrecen asistencia en los eventos que se celebran cada día y reparten pulseras identificativas gratuitas para los más pequeños.