Francia anuncia «firmeza» y más medios para impedir la entrada de migrantes desde Irun

La Policía francesa retiene a migrantes cerca de la frontera de Behobia. / ARIZMENDI
La Policía francesa retiene a migrantes cerca de la frontera de Behobia. / ARIZMENDI

«Hemos puesto medios y vamos a reforzarlos», insiste el ministro de Interior galo

DV Y AGENCIAS SAN SEBASTIÁN.

Francia intensificará el control migratorio en la frontera de Hendaia. El ministro francés de Interior, Christophe Castaner, destacó ayer la «firmeza» que va a aplicar su país para impedir la entrada de inmigrantes irregulares desde Irun, medida que enmarca en su intención de reforzar la cooperación en esta materia tanto con España como con Marruecos, adonde viaja mañana.

Un día después de reunirse en Madrid con su homólogo español, Fernando Grande-Marlaska, y aludir a su intención de «corregir» situaciones irregulares que se daban en la frontera, en alusión a devoluciones en caliente sin cumplir el protocolo establecido con las autoridades españolas, Castaner insistió en una entrevista con el canal BFMTV en que van a ser «extremadamente firmes» con las personas sin papeles que intentan entrar por la frontera franco-española: «Hemos puesto medios y vamos a reforzarlos».

Tras recordar que en lo que va de año Francia ha devuelto a 10.000 inmigrantes, lo que de acuerdo con su Ministerio supone un incremento del 20% respecto a 2017, subrayó que la mayor parte son migrantes económicos. A ese respecto, anticipó que la tasa de demandas de asilo aceptadas de los que entran desde España y piden que se les conceda el estatuto de refugiado en Francia será «extremadamente baja».

El ministro francés explicó que de las tres grandes rutas de entrada de migrantes en Europa, «ahora España es la que se ha convertido en la principal», sobre todo a la vista de que el flujo de llegadas a las costas italianas ha caído un 95% este año antes de la entrada en funciones del nuevo Gobierno de coalición entre La Liga y el Movimiento 5 Estrellas.

Por eso, recordó que el lunes pidió a Grande-Marlaska «herramientas de cooperación suplementaria», y que mañana y el viernes viaja a Marruecos para pedir a su homólogo marroquí que Rabat aplique «más firmeza en su frontera». El objetivo es «trabajar en el conjunto de la ruta» para proteger las fronteras europeas y luego demostrar «solidaridad» con los países que afrontan el problema, «en particular con España».

La UE detecta «deficiencias»

Por otro lado, la UE urgió ayer a España a corregir las «deficiencias» detectadas en la protección de sus fronteras exteriores, especialmente en los enclaves de Ceuta y Melilla en Marruecos, vista «la presión migratoria» en ese punto. España debe priorizar «la aplicación urgente de las recomendaciones relativas a las deficiencias detectadas en los dos pasos fronterizos terrestres visitados, El Tarajal I (Ceuta) y Benín-Enzar (Melilla)», indica el Consejo europeo.