«La fórmula del éxito de Donostia ha sido sumar la cultura a su belleza»