El festival Passion for Knowledge muestra las herramientas computacionales para diseñar fármacos

Los alumnos prestan atención a uno de los científicos/Lobo Altuna
Los alumnos prestan atención a uno de los científicos / Lobo Altuna

Cuarenta estudiantes de doctorado de todo el mundo participan en la escuela científica

Iker Marín
IKER MARÍN

Cuarenta alumnos de varios países del mundo están participando en 'Dynapeutics', la escuela científica internacional que ha organizado el DIPC en el festival Passion for Knowledge durante esta última semana en las instalaciones del Centro de Física de Materiales y el centro Ignacio Mª Barriola del campus de la UPV-EHU de Donostia. Todos son estudiantes de doctorado que están recibiendo clases de 16 de los mejores científicos del mundo. Los investigadores y conferenciantes proceden de facultades de química y de empresas farmacéuticas. Están especializados en la teoría y aplicación de diferentes métodos computacionales para el estudio y simulación de biomoléculas en entornos biológicos, relevante para el diseño y la optimización de fármacos.

Como señalan Xabier López y Eider San Sebastián, profesores de Química de la facultad de la UPV-EHU y coordinadores del programa, «queremos mostrar a los alumnos participantes las herramientas que existen para hacer diseño de fármacos». Es, en definitiva, un curso relacionado con la generación de nuevos medicamentos para tratar diferentes patologías.

«No es un congreso de médicos, ni de oncología, ni de enfermedades neurodegenerativas, es un congreso de investigadores que por medio de herramientas computacionales tratan de desarrollar métodos para generar nuevas terapias para cualquier tipo de enfermedad», dice San Sebastián. La coordinadora de 'Dynapeutics' explica que todos los científicos que ofrecen sus clases «trabajan delante de un ordenador, casi ninguno se pone una bata».

Estas computadoras con las que trabajan cuentan con software especializado para poder visualizar, por ejemplo, «una proteína que tenemos, que es defectuosa y que por eso desarrollamos cáncer de páncreas. En ese ordenador tienen una herramienta para ver físicamente esa proteína. Y una vez que son capaces de visualizar esa biomolécula en la pantalla, pueden entender qué hacer para generar una terapia que cure la enfermedad».

Buena parte del software que se utiliza para esa labor «está generado por la gente que ha venido a este congreso. Hay profesionales especializados en desarrollar esa herramienta para visualizar esas biomoléculas y otros de los científicos asistentes están especializados en utilizar ese software para generar nuevas terapias para determinadas patologías».