La feria de Elosua cumple 40 años con gran afluencia

Uno de los caballos de la feria./
Uno de los caballos de la feria.

El alcalde pedáneo pidió a las instituciones una política de futuro para asegurar la supervivencia del enclave rural

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA.

La feria de ganado de montaña del barrio rural de Elosua, a caballo entre Azkoitia y Bergara, celebró ayer su edición número 40 y volvió a ser un éxito en cuanto a afluencia de gente. A pesar del servicio de autobuses fletados por los ayuntamientos de Azkoitia y Bergara, nuevamente hubo que habilitar los prados colindantes para dar cabida a los cientos de coches que se acercaron a este barrio rural a 600 metros de altitud.

La feria se caracterizó por una masiva afluencia de gente. El numeroso público pudo ver de cerca las cabezas de ganado: vacas, caballos o burros que aún se exponen en el barrio rural. «La mayoría es gente que viene a pasar un agradable día mientras ve el ganado y los puestos de productos típicos y artesanales cada vez más numerosos», señalaba el alcalde pedáneo Iñigo Zubeldia, que tenía palabras de agradecimiento para los vecinos y amigos del barrio que «año tras año trabajan duro y hacen que la feria pueda seguir celebrándose».

Manuel Oruesagasti, vecino de Elosua, dio inicio a la esta feria hace 40 años recuperando una tradición que se había perdido hacía mucho tiempo. Todavía sigue acudiendo con su recua de burros y es de los pocos que siguen llevando ganado a la feria. «Durante los primeros años organicé la feria sin ninguna ayuda y más tarde fueron muchos los que se acercaron para ver como lo habíamos hecho y poder repetirlo en otros sitios de Euskadi». Elegían la festividad del Pilar por motivos prácticos. El ganado nacido en primavera ganaba peso durante el verano y estas eran fechas adecuadas para su venta. Durante años, ganaderos de diversos lugares traían sus cabezas para vender, pero las cosas han ido cambiando; la feria ha ido perdiendo ese carácter ganadero a la vez que aumentaban los puestos de comestibles, artesanía, ropa, etc.

«La feria de ganado como tal es cada vez más testimonial, la gente ya no viene a comprarlo por lo que, sin perder el sentido inicial con el que nació el mercado, hay que darle otro carácter. Para años venideros habrá que ver qué podemos aportar», señaló el 'auzo alkatea' .

«No quedan jóvenes»

En años anteriores, el alcalde pedáneo pedía una mayor implicación institucional para asegurar el futuro de la feria y ayer, a pesar del éxito de la misma, pedía una política de futuro para asegurar la supervivencia del enclave rural. «Si hace un par de años éramos cincuenta las personas que vivíamos en el barrio, ahora seremos una treintena y el futuro no es esperanzador. Elosua requiere de infraestructuras, mejoras en comunicación y más acciones destinadas a parar el despoblamiento. No quedan jóvenes que vivan en el barrio y no los hay porque no hay perspectivas de futuro», aseguró.

 

Fotos

Vídeos