Familiares de dos trabajadores muertos por amianto reclaman compensaciones

Asviamie se concentrará el jueves frente al Palacio de Justicia de San Sebastián en apoyo a ambas familias./
Asviamie se concentrará el jueves frente al Palacio de Justicia de San Sebastián en apoyo a ambas familias.

Reclaman la creación de un fondo de compensación para las víctimas de este material cancerígeno

DV

Las familias de dos trabajadores fallecidos por enfermedades relacionadas con el amianto reclamarán diferentes compensaciones en concepto de daños a las empresas Plásticos Tolosa SA y Hayward Ibérica SLU, así como a CAF, Viuda de Garmendia Construcciones y Gutiérrez Cuesta Eulogio. La Asociación de Víctimas del Amianto en Euskadi (Asviamie) ha anunciado que celebrará una concentración este jueves frente al Palacio de Justicia de San Sebastián para apoyar estas demandas y reclamar la creación de un fondo de compensación para las víctimas de este mineral cancerígeno.

El año pasado el amianto se cobró la vida de 35 personas en Euskadi. La cifra más alta de las que se tiene registro. Desde Asviamie siguen reclamando la creación del fondo que en estos momentos se encuentra en fase de negociación por aparte de los partidos políticos en el Congreso de los Diputados. Además, el periodo de latencia de 20 años de la sustancia provoca que los casos de mesotelioma los próximos años vayan aumentar, temen los responsables de la asociación

Una de las demandas reclama 154.000 euros euros por la muerte por adenocarcinoma pulmonar de un operario que trabajó en Plásticos Tolosa SA y Ditecpol SL de Hernani (actualmente Hayward Ibérica SLU). La nota de Asviamie explica que, el 31 de octubre de 2017, la resolución del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) señaló que la enfermedad que causó la muerte del trabajador deriva de enfermedad profesional.

Mesotelioma pleural

La segunda demanda reclama 90.000 euros a las empresas CAF, Viuda de Garmendia Construcciones SL y Gutiérrez Cuesta Eulogio por la muerte de otro operario que trabajó como pintor y al que se diagnosticó un mesotelioma pleural. En este caso, el empleado trabajó para Construcciones Vda. de Garmendia S.L., que actuaba como subcontrata de CAF, entre febrero de 1971 y septiembre de 1972, y más tarde para Gutiérrez Cuesta Eulogio, entre octubre de 1972 y julio de 1985, en ambos casos en períodos intermitentes.

Según Asviamie, en el caso de CAF, entre las actividades que desarrolló el fallecido estaba la de «proyectar amianto en las paredes y techos de los trenes para lo cual tenía que hacer una masa» con este material y «humedecerlo». Asegura que «igualmente tenía que manipular el amianto que se había colocado en los tubos de conducción y en los depósitos para pintarlos» y que, en ocasiones, era él mismo el que «se encargaba de colocar» este material en estos elementos.

Asviamie asegura que en ambos casos los trabajadores fallecidos se expusieron al amianto sin que por parte de las empresas se adoptasen las «exigibles medidas de protección».