Fallece una mujer de 77 años y su marido resulta grave tras un accidente en Zumaia

Sanitarios de Osakidetza atienden a una de las víctimas que fue evacuada en un helicóptero al Hospital Donostia./MANUEL SÁNCHEZ
Sanitarios de Osakidetza atienden a una de las víctimas que fue evacuada en un helicóptero al Hospital Donostia. / MANUEL SÁNCHEZ

El vehículo en el que viajaban las víctimas, vecinos de Azpeitia, colisionó de forma frontal contra un monovolumen en el barrio de Narrondo

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Las carreteras de Gipuzkoa se cobraron ayer una nueva vida. Una mujer de 77 años, vecina de Donostia, falleció a primera hora de la tarde en Zumaia, tras una colisión frontal entre dos vehículos. En el suceso resultó herido de gravedad el marido de la víctima, mientras que la conductora del vehículo, de 54 años, hija del matrimonio, sufrió lesiones de menor consideración. Con este fallecimiento son once las personas que han muerto en la red viaria de Gipuzkoa en lo que va de año.

El siniestro, según fuentes del departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, tuvo lugar sobre la una menos cuarto de la tarde, en la carretera N-634, a la altura del barrio zumaiarra de Narrondo. En circunstancias que se desconocen colisionaron frontalmente un monovolumen Chrysler Voyager y un turismo de la marca BMW.

A resultas del impacto, la mujer de 77 años, que viajaba de acompañante en el BMW, sufrió lesiones de carácter muy grave. Los equipos sanitarios desplazados al lugar practicaron a la víctima las habituales maniobras de reanimación. Todos los esfuerzos, sin embargo, resultaron inútiles, tras lo cual el facultativo desplazado certificó la muerte. El cadáver de la víctima fue evacuado al Instituto de Medicina Legal de Donostia al objeto de serle practicada la autopsia.

A consecuencia también del siniestro, otro de los ocupantes del BMW, de 79 años y esposo de la fallecida, sufrió lesiones de carácter grave y fue evacuado de urgencia al Hospital Universitario Donostia en el helicóptero de Osakidetza.

La cifra

11 personas
han perdido la vida en lo que va de año en las carreteras de la red viaria guipuzcoana. El siniestro más grave se produjo nada más empezar el años, el 4 de 3 enero, en Aretxabaleta, donde murieron dos personas. Del total de fallecidos, cuatro era conductores de motocicletas.

La conductora del vehículo, de 54 años de edad, hija del matrimonio, sufrió lesiones de menor consideración, de las que fue atendida también en el centro sanitario donostiarra. También resultó herido el conductor del monovolumen, de 61 años, que fue trasladado en una ambulancia al hospital de Mendaro.

La Unidad de Atestados de la Ertzaintza ha abierto una investigación para determinar las circunstancias en las que se produjo el siniestro. Agentes policiales se desplazaron al lugar y tomaron medidas y otras evidencias que permitirán esclarecer el accidente. La mujer fallecida residía en el barrio de Soreasu de Azpeitia, al igual que su esposo.

A consecuencia del siniestro, la carretera permaneció temporalmente cortada en ambos sentidos, por lo que la Ertzaintza y la Policía Local regularon el tráfico para paliar las retenciones generadas.

Once víctimas en Gipuzkoa

Con el fallecimiento de ayer son once las personas que han muerto en siniestros ocurridos en lo que va de año en Gipuzkoa. El más trágico de todos ocurrió el 4 de enero en Aretxabaleta, tras una colisión precisamente entre una motocicleta y un autobús. Las víctimas fueron los conductores de ambos vehículos.

Seis días después, perdió la vida un transportista rumano que resultó atropellado por el remolque de su camión, en el área de descanso de Oiartzun. Otras dos personas fallecidas fueron un vecino de Zarautz, arrollado el 18 de febrero por un conductor que dio positivo, y una mujer atropellada en la Variante donostiarra, el pasado mes de abril.

El pasado 14 de mayo murió un varón de 53 años, con domicilio en Barcelona, tras volcar el vehículo en el que viajaba en la variante de San Sebastián. La última víctima fue un motorista de 42 años, vecino de Pasaia San Pedro, que la madrugada del 27 del mes pasado falleció tras chocar contra un árbol en la avenida de Navarra.

En junio perdió la vida otro motorista, un donostiarra de 51 años y el pasado mes de agosto fallecido otro motorista de 58 años de Bergara tras colisionar con su vehículo contra una furgoneta en Aretxabaleta. A estos fallecimiento hay que sumar la de un vecino de Beizama, de 85 años, tras salirse su vehículo de la calzada, un siniestro que tuvo lugar en el mes de julio.

De los once fallecidos, por tanto, cuatro han sido motoristas.

 

Fotos

Vídeos