Un menor de 16 años fallece arrollado por un tren en Gaintxurizketa

Paso a nivel donde se ha producido el accidente. /ARIZMENDI
Paso a nivel donde se ha producido el accidente. / ARIZMENDI

El joven, tutelado por la Diputación de Gipuzkoa, fue atropellado en el paso a nivel cuando iba acompañado por otro menor

DV

Un menor de edadperdió la vida a última hora de la tarde de ayer tras ser arrollado por un tren de Cercanías de Renfe en el paso a nivel de Gaintxurizketa. Según informaron fuentes del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, el trágico suceso se produjo en torno a las 20.30 horas cuando por causas que se desconocen, y que están siendo investigadas por la Ertzaintza, fue atropellado por un convoy. Desde la compañía ferroviaria también iniciaron el protocolo de seguridad que se pone en marcha en este tipo de siniestros.

Al parecer, el dramático accidente tuvo lugar en el paso a nivel para peatones -denominado de tipo F exclusivos al paso de peatones y de ganado- de Gaintxurizketa, a la altura del Hotel Errekalde de Lezo, cuando fue arrollado por un convoy de la línea Brinkola-Irun y que circulaba en dirección a la ciudad fronteriza. Según señalaron testigos presenciales, el joven de 16 años iba acompañado por otro menor que tuvo que ser atendido en el lugar del siniestro, ya que al ver lo sucedido sufrió un ataque de ansiedad. Hasta el lugar del atropello mortal se desplazaron varias unidades de la Ertzaintza, así como varios sanitarios, que no pudieron más que certificar el fallecimiento del joven, que estaba internado en el Centro de Menores Uralde de Lezo. La diputada foral de Politicas Sociales, Maite Peña, se acercó hasta el lugar del accidente.

El arrollamiento mortal provocó que se tuviera que cortar la línea entre Irun y San Sebastián. Los pasajeros que viajaban hacia la ciudad fronteriza fueron trasladados en autobuses facilitados por Renfe hasta las estaciones de destino.

En la actualidad, en Gipuzkoa hay unos cuarentena pasos a nivel. Desde 2010 se han suprimido en torno a una decena de ellos. Aun así, el desmantelamiento de este tipo de pasos sigue siendo una asignatura pendiente en las vías ferroviarias vascas ya que suelen ser peligrosos, a pesar de contar con semáforos y señales. Uno de los últimos en ser eliminados fue el que los vecinos de Irun utilizaban para salvar las vías del Topo y cruzar de un lado al otro de la calle Juan Arana, en las proximidades de la céntrica estación de Colón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos