La vida dentro del caserío

Agricultores y baserritarras abren las puertas de sus casas para dar a conocer su trabajo y mostrar la calidad de su producto

Basabe-Barrena. La familia de Joxe Antonio Labaka delante del caserío que se podrá visitar el 6 de julio de la mano del programa Ongi etorri baserrira. /USOZ
Basabe-Barrena. La familia de Joxe Antonio Labaka delante del caserío que se podrá visitar el 6 de julio de la mano del programa Ongi etorri baserrira. / USOZ
ELISA BELAUNTZARAN

Entre bosques y prados, con unas vistas espectaculares, una tranquilidad extrema y cuidando todos los detalles se pueden ver en este verano inusual los caseríos. Muy cerca rebaños de ovejas y grupos de vacas, gallinas, perros ponen la nota musical a una imagen bucólica tras la que se encuentra una familia que trabaja, y mucho, para conseguir mantener lo que recibieron de sus antepasados o compraron con la intención de cumplir un sueño.

Decenas de historias que este año podrán conocer los visitantes que opten por alguna de las propuestas que el sindicato ENBA ha preparado dentro del programa 'Ongi etorri baserrira'. En su quinta edición, el sindicato agrario invita a conocer de primera mano el proceso de ordeño y manejo del rebaño, la elaboración del queso, el cuidado de una manzanal, descubrir los pormenores de la producción de la sidra o del txakoli, el cuidado de las vacas que dan la carne que después degustamos en las carnicerías o la vida de las gallinas que ponen esos huevos que tan ricos nos saben con unas patatas fritas, sin olvidar esas huertas que son mimadas para ofrecer esa preciosa estampa llena de verduras con sus variados colores que después degustamos en ensaladas o en guisos.

Un mundo por descubrir para todos aquellos que, inmersos en la rutina diaria de las prisas y el trabajo, desconocen una realidad más cercana de lo que creen. En esta edición, los baserritarras que participan en el programa Ongi Etorri baserrira! abrirán las puertas de sus casas y explotaciones los días 6 y 7 de julio. Para inscribirse solo es necesario llamar al teléfono 943 650123. La información de todas las visitas se encuentra en la web www.ongietorribaserrira.eus. Las visitas son gratuitas.

Basabe-Barrena. Olatz Sarasola introduce un pan elaborado por ella misma en el horno de su caserío de Errezil. Durante la visita se puede degustar este jugoso pan casero.
Basabe-Barrena. Olatz Sarasola introduce un pan elaborado por ella misma en el horno de su caserío de Errezil. Durante la visita se puede degustar este jugoso pan casero. / USOZ

«Debemos poner en valor la importancia de nuestro trabajo» Joxe Antonio Labaka, Errezil

Los alrededores del caserío Basabe-barrena, de Errezil, rezuman vida por todos los costados. Ante un manto de un verde intenso se encuentra la casa de Joxe Antonio Labaka y la asteasuarra Olatz Sarasola. Junto a la pareja viven sus cuatro hijos, Maddi, Janire, Adei y Manex. Muy cerca los padres de Joxe Antonio, Manuel y Maritxu, y su hermano Imanol. Todos ellos forman la amplia familia del caserío errezildarra que recibirá por segundo año consecutivo a los visitantes que quieran conocer su trabajo. Labaka repite este año porque, según asegura, «fue una experiencia muy bonita. Hemos querido volver a abrir las puertas de nuestrascasa para que la gente que venga pueda ver cómo se vive en un caserío». La pareja de Basabe-barrena enseña su labor diaria en el cuidado de los manzanales que tienen en los terrenos cercanos a su caserío. De ellos obtienen las manzanas que después venden en los mercados de Azpeitia y Tolosa. «El objetivo es que las personas que llegan a nuestra casa degusten la fruta y la sidra que elaboramos con nuestras manos, así como el pan, y comprueben la calidad del producto de aquí que pueden adquirir en la venta directa».

Labaka incide en la importancia de «fortalecer la relación entre los baserritarras y los urbanitas. Debemos crear conciencia para que se consuman productos autóctonos y para ello lo mejor es dar a conocer nuestro compromiso y trabajo en nuestros montes, terrenos...». También elabora sidra para consumo doméstico que los visitantes podrán degustar junto al pan casero que realiza Olatz en sucaserío errezildarra. El año pasado los más pequeños además pudieron elaborar sus propios 'opilas' (bollos) que después degustaron.

No sólo eso. Labaka y Sarasola completaron la visita con una comida para sus visitantes a base de pan, sidra y unos pollos caseros. «La gente disfrutó de la comida que hicimos mientras visitaban nuestra casa y después se alargó con la tertulia». Este año van a repetir.

Urkizahar. En un entorno precioso de Beizama se encuentran los videños de Urki-Zahar upategia donde Luisja Oregi elabora el txakoli ecológico.
Urkizahar. En un entorno precioso de Beizama se encuentran los videños de Urki-Zahar upategia donde Luisja Oregi elabora el txakoli ecológico. / USOZ

Experimentar con olores, colores y sabores del txakoli Luisja Oregi, Beizama

Con unas buenas botas de agua o el calzado adecuado, teniendo en cuenta lo que ha llovido los últimos meses, adentrarse en los viñedos de Urkizahar de Beizama es un placer. El tono más vivo del verde contrasta con los tonos más oscuros de los pinos que los rodean. Una preciosa instantánea que Luisja Oregi quiere compartir con los visitantes que se acerquen a su caserío de Beizama en el que tiene 2,5 hectáreas de viñas de las que extrae la uva para elaborar su txakoli ecológico. Una apuesta que Oregi comenzó hace unos años y que le está dando sus recompensas consiguiendo vender su producto no solo en tierras vascas sino exportando incluso a Francia, Bélgica, Estados Unidos... El soraluzearra reconoce que «no ha sido fácil hacerse un espacio en este mundo «porque somos una explotación pequeña, además apostamos por lo ecológico con lo que ello conlleva de cuidados, el trabajo debe realizarse a mano y otros muchos condicionantes muy exigentes, sin olvidar la competencia del mercado por los precios... pero poco a poco lo estamos consiguiendo». Y en ese proceso de dar a conocer su caldo recibe las visitas de todo aquel que «quiera probar y conocer un buen txakoli ecológico mientras vemos las viñas, hablamos del proceso de elaboración, de los secretos de cada caldo....». Secretos que Luisja les explicará durante el hamaiketako y les animará a experimentar con los olores, sabores, colores de un producto local elaborado con muchas horas de trabajo y dedicación.

Gomiztegi. Batis Otaegi junto algunos de los quesos que elaboran en el caserío de Oñati, propiedad de los franciscanos de Arantzazu.
Gomiztegi. Batis Otaegi junto algunos de los quesos que elaboran en el caserío de Oñati, propiedad de los franciscanos de Arantzazu. / USOZ

«El mundo rural se ha transformado y actualizando» Batis Otaegi, Oñati

Un nutrido rebaño sale de las cuadras de Gomiztegi con el único objetivo de disfrutar de la abundante hierba que puebla los prados de los alrededores del caserío que los franciscanos de Arantzazu poseen en Oñati. Atento, Batis Otaegi, encargado de realizar las visitas guiadas -entre otros muchos quehaceres- en las que muestra las instalaciones del caserío donde se encuentra el rebaño de 400 cabezas que produce unos 80.000 litros anuales de leche con los que elaboran unos 10.000 kilos de queso Idiazabal. El día 6, Otaegi responderá a todas las cuestiones que los visitantes del programa Ongi etorri baserrira! le planteen. Además explicará cómo se gestiona el rebaño, cómo se elabora el queso, habrá una exhibición con un perro pastor, y ofrecerá una degustación. Batis Otaegi reconoce que «hay un gran distanciamiento entre el mundo rural y urbano. Es necesario sensibilizar de la importancia del trabajo que realizan los ganaderos, agricultores y pastores en nuestro entorno porque son los encargados de gestionar el cuidado de los animales, las tierras y el medio ambiente». Para ello, «es fundamental este tipo de visitas para acercar nuestro estilo de vida, nuestro trabajo y dar a conocer los valores de los trabajadores de la tierra y los animales, por su compromiso con lo sano, lo ecológico, lo tradicional y a su vez, enseñar que la tradición se mantiene pero también se está transformando. El mundo rural se está actualizando en muchos sentidos y eso ayuda a que perduren estos viejos oficios».

Todo ello está recogido en el diaporama que los visitantes de Gomiztegi podrán ver y en el que conocerán la historia de la escuela de pastores de Arantzazu, la elaboración del queso, el manejo del rebaño... y habrá un regalo para los más pequeños.

Programa

Viernes 6 de julio

Aia: caserío Agirresoroaundi baserria (vacas de leche - ordeño con robot) .

Elgoibar: caserío Mausitxa (ovejas, quesería y vacas de carne).

Errenteria-Oiartzun: caserío Usaskue (fresas en invernadero) y caserío Peluzar (huevos de caserío - agroturismo).

Errezil: caserío Basabe-barrena (manzanos y pan de caserío).

Eskoriatza: caserío Agarre (vacas de carne y bosque). Taller infantil.

Getaria: bodega Gaintza (viñedos-bodega de txakoli).

Lezama: La Gilda del Norte (Ibarrako piparrak Gildak eraldatu eta salmenta).

Oñati: caserío Gomiztegi (ovejas y quesería)

Sábado 7 de julio

Aralar: salida, en compañía del pastor Joseba Insausti, a la borda Esnaurreta en Aralar para conocer su modo de vida y elaboración de queso de montaña.

Asteasu: caserío Bulano (vacas de leche).

Azpeitia: caserío Premi-EtxeberrI (ovejas, quesería y vacas de carne).

Beizama: caserío Oiarbi saletxe (vacas de carne) y bodega Urki-Zahar (viñas y bodega de txakoli ecológico).

Bidania: caserío Zelaondo (pollos). Taller infantil.

Berriz-Garai: caserío Aiarbi (vacuno de leche) e Iratxe Martínez (huevos) .

Donostia: caserío Unanue-zar (manzana de mesa) y caserío Pokopandegi (vacuno de leche -yogur Goenaga).

Elorrio: Karlos Ibarrondo (Vacuno de carne y cerdos al aire libre) y caserío Artialde (pollos Lumagorri con lábel)

Irun: caserío Oihanalde (vacas de carne, en conversión a producción ecológica) y sidrería OLA (manzanos-sidrería) con posibilidad de contratar comida previa.

Otxandio-Dima: ganadería Fidel Abans (vacuno).

Urnieta: sidrería EULA (manzanos-sidrería) y caserio Adarrazpi (ovejas, queso y cuajada) con posibilidad de contratar comida-degustación previa y directamente con el caserío.

Urretxu: caserío Aikur (abejas - miel - propóleo, museo de la abeja).

Zarautz: caserío Baso-beltz (huerta).

Zerain-Idiazabal: caserío Olabide (ovejas latxas) y caserío Ondramuño (quesería Aranburu).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos