«Desde que existe una normativa la venta de patinetes eléctricos ha caído»

Asier Ubarrechena, de Supersonido, con uno de los patinetes más vendidos./JOSÉ MARI LÓPEZ
Asier Ubarrechena, de Supersonido, con uno de los patinetes más vendidos. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La prohibición del uso de estos vehículos a menores de 16 años, como recoge la reciente normativa donostiarra, ha retraído las compras de cara al día de Reyes

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

No han pasado ni dos semanas y la normativa aprobada por el Ayuntamiento de Donostia para regular el uso del patinete eléctrico ya ha tenido un impacto en forma de frenazo en las ventas de este vehículo de moda. «Hasta hace dos semanas vendíamos por lo menos tres a la semana. Pero ahora no sale casi ninguno», asegura Asier Ubarrechena, encargado de la tienda Supersonido de Grup Carrera en Donostia. Un contratiempo para los comercios, que esperaban vender muchos de ellos tanto en Navidades como para el día de Reyes. La prohibición del uso de estos patinetes entre menores de 16 años ha retraído a parte del público. En Decathon cifran en torno a un 20-30% el descenso de ventas en estos últimos diez días.

El frenazo llega en plena y repentina irrupción del patinete eléctrico en las ciudades. Una nueva realidad que ha obligado a algunos ayuntamientos como el de Madrid, Barcelona o Donostia a tomar medidas en forma de normativa de uso, en la que se establece por dónde pueden circular o a qué velocidad. En la capital guipuzcoana, la norma dice que solo pueden hacerlo por el bidegorri a un máximo de 25 kilómetros por hora o por la calzada en el caso de aquellos que superen ese límite. Además, se prohíbe utilizarlos a los menores de 16 años.

LA NORMA DONOSTIARRA

Zonas de circulación
Por los bidegorris, en calles o carriles con velocidad limitada a 30 km/hora y y en calles de un único carril.
Zonas prohibidas
No pueden circular por las aceras, la Parte Vieja de Donostia, en parques públicos y zonas peatonales.
Velocidad
Pueden circular a un máximo de 25 km/h. Aquellos patinetes que superen esa velocidad tendrán que hacerlo por la calzada.
Menores de 16
Donostia ha prohibido el uso de patinetes eléctricos a los menores de 16 años.
Patinetes sin motor
Solo los menores de hasta 12 años podrán circular con ellos por las aceras, bajo la supervisión de una persona mayor de edad.

Esta normativa transitoria que pretende regular el uso de estos vehículos en la ciudad hasta que la DGT establezca su propia legislación se aprobó en Donostia el día después de Navidad, un contratiempo para aquellos a quienes el Olentzero les había dejado un patinete eléctrico junto al árbol.

«La previsión era vender muchos más en estas fechas; esperamos que no dejen de comprarlos» Asier Ubarrechena, Comerciante

«Si llego a saberlo hubiese comprado otro tipo de patín o hubiera seguido usando la bicicleta» antonio garcía, usuario

Las ventas de estos vehículos se han disparado en el último año. Poco a poco son más los establecimientos que los ofrecen, e incluso se pueden obtener en las grandes superficies, lo que ha facilitado su adquisición. Pero la aprobación de la normativa ha tenido sus consecuencias. «Pensábamos que íbamos a vender más en estas fechas», afirma Ubarrechena, de la tienda SuperSonido. Asegura que el verdadero 'boom' de la venta de los patinetes eléctricos se dio en el primer semestre del año. «Hasta que terminó el verano fue una pasada. Mucha gente viene y pregunta por ellos, se nota que están valorando si comprarlo o no», señala. En esa decisión, espera que la normativa no sea un elemento que decante la balanza hacia el no. «Espero que no dejen de comprarlos por eso».

Desde 400 euros

En Decathlon señalan principalmente a la prohibición de uso a menores de 16 años como el factor determinante para el resentimiento de las ventas. «Entre Navidades y Reyes han bajado en torno a un 20-30%, porque aquellos padres que lo tenían pensado como regalo se han echado atrás», confirman desde la tienda de deportes. Además, recuerdan que estos patinetes suponen una inversión importante «de un mínimo de 400 euros», por lo que cualquier duda ante su adquisición puede poner en peligro la venta. Una de las razones por las que los patinetes sin motor, que pueden utilizar los niños a cualquier edad y a los que sí se permite circular por la acera hasta los 12 años, sigan siendo los más vendidos.

Los usuarios que ya circulan en patinete eléctrico por Donostia tienen claro que la normativa va a retraer muchas ventas. «Antes de venderlos tenían que haber sacado las ordenanzas, y en base a ellas que la gente decidiera si comprarlos o no, porque yo si llego a saberlo no me lo hubiese comprado. Aunque estoy muy contento con él», critica José Treviño, quien tiene el patinete desde hace seis meses. Antes podía ir hasta la puerta de su trabajo con él, en la Parte Vieja, pero desde el pasado 26 de diciembre tiene prohibido circular por las aceras, una infracción que supone 90 euros de multa. «Por la mañana entran furgonetas y camiones. ¿Por qué no puedo entrar yo con mi patinete?», se pregunta.

Antonio García, donostiarra que vive en Madrid, compró hace meses uno de los patinetes más potentes del mercado, que puede alcanzar hasta los 70 km/h. «Si hubiese sabido que iban a regularlo hubiese comprado otro patín, menos potente que este, o hubiera seguido con la bici», explica. También opina que las ventas «se van a resentir», y defiende la sostenibilidad del vehículo. «Estamos persiguiendo eliminar los coches pero no nos dejan andar con patinetes, nos acotan. Me parece bien que se regule, pero al final pagamos los que circulamos de forma responsable». Respecto a la norma que prohíbe a los menores de 16 años circular con ellos, cree que «es algo que deben decidir sus padres, no creo que la autoridad tenga que meterse».

«Es una obsesión»

Lo cierto es que entre los usuarios del patinete eléctrico la normativa no ha sentado bien. Ramón, que se decidió por este vehículo después de que le robaran hasta tres bicis candadas en la calle, cree que la normativa «es una exageración, porque como mucho habrá 20 o 30 patinetes en Donostia. No entiendo la obsesión que se ha creado con ellos por parte del Ayuntamiento».

Otra parte afectada por la regulación de los patinetes a motor son las empresas que los alquilan. En Donostia no son muchas. La concejala de Movilidad, Pilar Arana, reconoció hace unos días en una entrevista en este periódico que el consistorio había «rechazado la entrada en la ciudad de empresas de alquiler de estos vehículos».

En La Bicicleta, una empresa de venta, alquiler y reparación de bicis, llevan algo más de un año ofreciendo el alquiler de patinetes eléctricos en su tienda de Reyes Católicos. A doce euros la hora, no solo los turistas utilizan este servicio, también aquellos guipuzcoanos que quieren probar el aparato para ver cómo funciona antes de comprarlo. Fernando Peralta, responsable del negocio, cree que la normativa puede beneficiarle. «Mi mayor miedo era que limitaran su uso en la ciudad. Hay un porcentaje de personas que quiere uno pero que hasta ahora no se ha atrevido a comprarlo porque no tenían muy claro lo de la normativa. Creo que una vez establecida, su consumo va a aumentar».

Más