«Hasta ahora era incapaz de entrar a una tienda y pedir algo en euskera»

Montse, con el oído preparado para conversar en euskera./E.A.
Montse, con el oído preparado para conversar en euskera. / E.A.

Montse Carmona será una de las 'belarriprest' del Euskaraldia | Participará activamente en la iniciativa y pide a los que no suelen hablar euskera que «pierdan el miedo y la vergüenza»

ELI AIZPURUAZPEITIA.

Montse Carmona, azkoitiarra de nacimiento, es hija de extremeños que llegaron a Urola Erdia, como otros muchos, en los años 50 y 60. Nunca hasta ahora ha sentido la necesidad de hablar en euskera en su entorno. «No teníamos ni sentíamos la necesidad de hablar euskera porque los propios euskaldunes nos hablaban también en castellano. Era lo que había». Pero, hoy en día, asegura, «las cosas han cambiado». Vive en Azpeitia desde que se casó, hace 25 años, y junto a su marido regenta la Funeraria Carmona, que atiende a toda la comarca del Urola. «Ahora somos más conscientes de la importancia del euskera en nuestro día a día y por el trabajo, también siento que tengo que relacionarme en euskera».

Por este motivo, lleva ya seis años acudiendo a clases al euskaltegi y dos en 'mintzapraktika', unas reuniones semanales que organiza el propio euskaltegi con voluntarios de la localidad para practicar la lengua. A raíz del Euskaraldia no lo ha dudado y se ha inscrito para ser 'belarriprest', así que durante los 11 días que dura la iniciativa -del 23 de noviembre al 3 de diciembre- llevará una chapa para ayudar a cambiar su hábito lingüístico.

- Asegura que hasta el momento no ha sentido la necesidad del euskera en su día a día...

- Nosotros no hablábamos en euskera, nuestro entorno era castellano como otros muchos. Entre los amigos, etc... no teníamos ni sentíamos la necesidad de hablar euskera porque los propios euskaldunes nos hablaban también en 'erdera'. Era lo que había. De hecho, hace años, cuando me vine a trabajar a Azpeitia, primero en una empresa de sistemas informáticos -soy administrativa-, tampoco sentía que tenía que hablar en euskera porque todos lo hacían en castellano. Sin embargo, cuando empecé en la funeraria, fui más consciente de ello. Me di cuenta de que aquí se vive en euskera. Ahora todo el mundo habla euskera, por lo que me dije 'tendré que aprender'.

- ¿En qué momento decidió dar ese paso?

- Cuando nacieron mis hijas -tiene dos niñas- lo primordial para mí fue llevarlas a la guardería. Yo las dormía en castellano y en la guardería lo hacían en euskera. Así que ahora manejan las dos lenguas con facilidad. Para mí fue importante porque yo no había tenido esa oportunidad. Mi marido también comenzó a ir al euskaltegi y yo, cuando ya encaucé a mis hijas y llegaron a la edad de estudiar y estuve más libre de los quehaceres domésticos, también me apunté al euskaltegi.

«Me costó apuntarme al euskaltegi, pero poquito a poco hago muchas cosas en euskera»

- ¿El euskaltegi le sirvió de impulso para volcarse con el euskera?

- Estoy muy agradecida porque me he soltado mucho a raíz de apuntarme a las clases. Hasta ahora era incapaz de ir a una tienda y pedir en euskera y se lo tengo que agradecer al euskaltegi. También me ayuda el acudir a sesiones de mintzapraktika.

«Me he apuntado como 'belarriprest' porque quiero que se dirijan a mí en euskera»

- ¿En qué consiste la mintzapratika?

- Todos los martes nos reunimos con personas voluntarias de Azpeitia y durante una hora y media aproximadamente nos relacionamos en euskera. Da igual el tema, quedamos para charlar o tomar el café con los amigos. Me ha ayudado mucho a soltarme.

- ¿Por qué se ha animado a ser 'belarriprest'?

- Cuando se hizo la presentación del Euskaraldia me llamaron para participar. ¿Por qué?. Porque sí, porque quiero que la gente se dirija a mí en euskera. En casa, entre las crías hablan en euskera pero conmigo siempre en castellano, sobre todo cuando es algo gordo o discutimos. Lo que son las cosas, ahora que saben que estoy en el euskaltegi empiezan ya a dirigirse a mí en casa en euskera.

- ¿Y en la calle?

- En estos pueblos pequeños pasa algo muy curioso y es que como todos nos conocemos y si no es así, mirándonos a la cara sabemos si uno es euskaldun o no , ya se dirigen a ti en castellano. Yo quiero que la gente me pueda hablar en euskera porque soy vasca, me siento vasca, he nacido y he crecido aquí, mis hijas son de aquí. Antiguamente estaba condicionado y podíamos pasar el día sin hablar euskera pero ahora, por suerte, se está recuperando y tenemos que poner nuestro granito de arena.

- Por lo tanto, el euskera en su día a día significa mucho.

- Significa todo. Aquí (por Azpeitia) se habla en euskera. También es una pena que si no sabes euskera no puedas defenderte. Eso tampoco. Son dos extremos. Pero en mi caso, como trabajo de cara al público, cuando la gente me viene a preguntar algo en euskera, intento contestarle también en euskera. ¿Que me equivoco? Pues hay gente que me corrige con muchísima educación, otros que se ríen... Vivo en Azpeitia, para mí la cuna del euskera. Lo necesito para trabajar y sobre todo, para entender los textos de la escuela de mis hijas, los papeles o notas que envían del cole, las reuniones...

- ¿Cree que servirá para algo el Euskaraldia?

- Estoy convencida. Desde que participé en la presentación y me han visto en fotos del evento, hay mucha gente que estando en un bar por ejemplo se ha dirigido a mí en euskera y antes no lo hacían.

- ¿Qué diría para animar a la gente a participar como 'belarriprest'?

- Que se apunten, que pasen del miedo, de la vergüenza. Yo tengo mucha vergüenza pero hay que dar un paso adelante. La decisión de apuntarme al euskaltegi también me costó lo mío, pero poquito a poco soy capaz de hacer muchas cosas en euskera. Es importante que tú me hables en euskera. Yo intentaré contestar en euskera y si es que no puedo, no pasa nada.

- Supone toda una aventura.

- Después de embarcarme ya no lo puedo dejar. Por poner un ejemplo, hace unos días fui al cajero y me di cuenta de que tenía la tarjeta caducada. Entré al banco y pedí una en euskera. Salí engrandecida, orgullosa de haber podido realizar ese trámite en euskera. Me ha costado dar el paso pero por fin lo he hecho. No me veo como 'ahobizi', pero espero que sirva el esfuerzo. Merece la pena.

Temas

Euskera