Tras un verano tropical llega un otoño lluvioso a Gipuzkoa

El otoño ya se percibe en algunos de nuestros parques, como esta imagen de ayer en Cristina Enea de Donostia. /Mónica Rivero
El otoño ya se percibe en algunos de nuestros parques, como esta imagen de ayer en Cristina Enea de Donostia. / Mónica Rivero

Finaliza un verano muy cálido y normal en Gipuzkoa

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBA

Nadie podrá quejarse del verano de este año. Sol, calor... y lluvia, lo normal. Aquellos iniciales augurios de que no iba a hacer tres días seguidos buenos se han quedado, por fortuna, en nada. Agosto, el mes estival por excelencia, ha sido excepcional: muy cálido, pero sin temperaturas especialmente elevadas, y escaso en precipitaciones. Se han contabilizado nada menos que 231 horas de sol, 32 por encima de la media.

Con el verano ya vencido -el otoño entra el domingo a las 3.54 horas- las miradas están depositadas ahora en conocer el pronóstico para la nueva estación. No es fácil acertar. No obstante, la Agencia Europea, en un análisis efectuado para los meses de octubre, noviembre y diciembre, pronostica un otoño algo más cálido y «normal». Margarita Martín, delegada en el País Vasco de la Agencia estatal de Meteorología traduce el significado de normal. «Será un poco más cálido respecto a las temperaturas y sobre las precipitaciones hemos de recordar que normalidad en Gipuzkoa significa que caigan 400 litros en los tres meses en Igeldo y unos 500 en Hondarribia. En este periodo se suelen medir los máximos pluviométricos en Bizkaia y Gipuzkoa. No así en Álava, donde llueve más en primavera».

Martín opina que el pronóstico le parece «coherente», teniendo en cuenta que para el último trimestre se prevé también que la presión a nivel de mar se sitúe «un poco» por debajo de lo habitual, «lo que significa que se espera un mayor paso de borrascas, por lo que tendremos más lluvias».

Un verano cálido

A la vez que la delegada de Aemet efectuó un pronóstico para el otoño, ofreció los registros del verano que, dijo, ha sido muy cálido en Igeldo, Loiu y Foronda, y en cuanto a las precipitaciones, «normal» en Donostia y «seco» en el aeropuerto vizcaíno y en Vitoria.

El mes de julio fue tropical en Gipuzkoa, con calor, pero sobre todo con mucha humedad. Las temperaturas estuvieron a punto de batir marcas históricas. En Hondarribia, con 22,9 grados de media, fue el segundo julio más cálido desde hace sesenta años, mientras que en Igeldo, con 20,6º fue el tercero desde 1928. La máxima fue de 25,º en Igeldo, por 29,4º en Hondarribia, 30,9º en Loiu y 31,4º en Foronda.

Pero tal vez, lo más sorprendente de todo fue el elevado número de noches «tórridas», aquellas en las que el mercurio no ha bajado de los 20 grados. En el observatorio de Hondarribia fueron trece las madrugadas que recibieron esta calificación, un registro solo superado en julio de 2006. Entonces se contabilizaron 14.

Además de caluroso, el mes fue húmedo. En Hondarribia cayeron 203,3 litros de lluvia por metro cuadrado, cuando la media del mes es de 83,4, un registro que le convierte en el tercer julio más lluvioso, por detrás del de 1977 (205 litros) y 2012 (261 litros). De los 31 días del mes, precipitó nada menos que en 19 y en uno de ellos, el 16, se recogieron 52 litros. En Igeldo, por su parte, se recogieron 127 litros, 41 por encima de la media. El día 12 se midieron 46 litros.

Si julio fue muy cálido, agosto no le fue a la zaga. La temperatura media en los centros meteorológicos de la red de Aemet arrojan registros que todos los casos superaron las medias. En el aeropuerto de Loiu fue el cuarto mas cálido, con 21,9 grados. Precisamente, el aeródromo vizcaíno registró la máxima de Euskadi con 38,º8, un registro que se midió el día 6 cuando la península estaba bajo una ola de calor. La máxima por su parte en Igeldo fue de 32º y la de Hondarribia, 32,3º. En Vitoria, el mercurio subió a hasta los 35,8º.

Agosto, además fue muy seco. Destaca el litro y medio que cayó en Foronda, un registro nunca antes alcanzado. La media del centro en agosto es de 37,4 litros. También fue muy seco Igeldo, donde apenas cayeron 62 litros cuando la media es de 113. En Hondarribia se totalizaron 38 litros, lejos también de los 112 de media, mientras que Loiu se midieron 41, treinta litros por debajo de lo que cabía esperar.

En agosto, la temperatura del agua de mar llegó hasta los 25,6º y se situó a nueve décimas de igualar el registro máximo que data de 2003, con 26,5º. En julio, la temperatura de las aguas de Donostia fue la más alta de los últimos setenta años.

Septiembre, por último, no está siendo tan caluroso. La temperatura media hasta el momento actual es de 18,6º, en Igeldo, seis décimas por encima de la media. Tampoco está siendo muy lluvioso, aunque se llevan recogidos 95 litros en el observatorio donostiarra.

Los datos

290
litros de lluvia se han recogido durante el verano en el observatorio del monte Igeldo, un registro normal, teniendo en cuenta que la media es de 294 litros.
25,6
grados fue la temperatura que alcanzó el agua del mar en agosto en Donostia y se quedó a nueve décimas de igualar el máximo que data de 2003 que fue de 26,5º. En julio, temperatura fue la más alta de los últimos 70 años.
En otoño
se suelen medir los máximos pluviométricos en Bizkaia y Gipuzkoa. De octubre a diciembre caen 400 litros el Igeldo y 500 en Hondarribia
 

Fotos

Vídeos