Ingresa en prisión el detenido en Donostia por la violación denunciada el miércoles

El acusado ha sido dirigido a la prisión de Martutene./Luis Michelena
El acusado ha sido dirigido a la prisión de Martutene. / Luis Michelena

La víctima y el presunto agresor se conocieron en San Sebastián y se fueron juntos a Zarautz, donde al parecer se produjeron los hechos

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

El varón de 39 años detenido este jueves en San Sebastián acusado de un presunto delito de agresión sexual, tras la denuncia presentada por una mujer, ha ingresado en prisión sobre las 15.30 horas de este viernes, según ha informado el Departamento de Seguridad. El detenido ha pasado en torno a las 10.00 a disposición judicial y a primera hora de la tarde ha sido dirigido a Martutene.

La mujer interpuso la madrugada del miércoles una denuncia por agresión sexual en la comisaría de Ondarreta, una vez volvió a Donostia tras despertarse sola y desorientada en un lugar que no reconocía. Al parecer, según fuentes consultadas por este periódico, la denunciante conoció a un hombre en Donostia en la tarde-noche del martes y ambos se fueron juntos a otra localidad que la mujer, de fuera de Gipuzkoa, no supo identificar. Fuentes jurídicas consultadas han confirmado que se trata de Zarautz, y que la presunta agresión se habría cometido en un domicilio.

La víctima, al parecer afectada por los efectos del alcohol, se despertó desorientada, volvió a Donostia en tren y se dirigió a un 'punto morado', donde ofrecen información y atención a las mujeres ante cualquier ataque sexista. Desde allí le derivaron a la comisaría de la Ertzaintza en Ondarreta, donde interpuso una denuncia sobre las 3.00 de la madrugada del miércoles.

Según las fuentes consultadas, la mujer apenas recordaba lo ocurrido, por lo que en un inicio no supo identificar la localidad en la que se habría producido la agresión. La única pista que aportó a la Policía fue que en el camino de regreso había identificado un cartel en el que se podía leer 'Oria' u 'Orio', pero no recordaba más detalles.

La mujer se despertó desorientada en un domicilio, cogió un tren y volvió a Donostia

La Ertzaintza abrió una investigación el mismo miércoles para esclarecer los hechos y poder dar con el presunto agresor. Y este jueves se produjo una detención. Un hombre de 39 años fue arrestado en San Sebastián como presunto autor de la violación. Fue trasladado a la comisaría de la Ertzaintza en Ondarreta, donde se le tomó declaración. Al cierre de esta edición permanecía en dependencias policiales.

Boicot al 'Festara', abucheos al alcalde y agresión a Teledonosti

Nadie se explica el boicot realizado en la medianoche del miércoles por miembros de un grupo feminista contra el tradicional acto del 'Festara' en la Parte Vieja donostiarra. El presidente de Gaztelubide, José Ramón Mendizabal 'Mendi', mostraba ayer su «sorpresa» e incomprensión por la cacerolada que buscaba reventar este emocionante momento en el que el 'Orfeón de la Castaña' de la sociedad gastronómica canta el 'Festara' en los primeros minutos del día de la Virgen. Y es que, para más inri, fue el primer 'Festara' en el que Gaztelubide integró voces femeninas. Pitidos, caceroladas y silbidos se escucharon antes y durante el acto, ante un público visiblemente molesto por el boicot. El grupo coreó lemas como «Gora borroka feminista». Un joven, con una sudadera de 'Euskadi antifascista', tiró al suelo una cámara de Teledonosti que grababa el acto sobre un trípode. También atacaron un altavoz colocado por Gaztelubide. Los boicoteadores se acercaron al alcalde, su mujer y uno de sus hijos y les abuchearon haciéndoles pasar «un momento bastante desagradable», según fuentes municipales.

Este es uno de los últimos casos denunciados sobre violencia contra las mujeres. El miércoles la Ertzaintza detuvo en Donostia a otros dos hombres acusados de abusos sexuales y agresión física a dos jóvenes en la calle República Argentina, cerca del Teatro Victoria Eugenia. Los arrestados tenían 37 y 40 años, y el primero tenía antecedentes por violencia machista. Según fuentes policiales, abordaron a unas jóvenes que se encontraban con unos amigos, y realizaron tocamientos «de índole sexual, a una de ellas, incluso después de que cayera al suelo». El resto del grupo les recriminó su actitud, a lo que ambos respondieron «a puñetazos», golpeando a una amiga de la víctima en la cabeza. Esta cayó al suelo y sufrió lesiones, por las que fue atendida en el cuarto de socorro próximo.

A estos ataques contra la libertad sexual de las mujeres, el colectivo Donostiako Piratak sumó seis denuncias recibidas en su recinto. Por ello, decidieron el mismo miércoles suspender todas las actividades que tenían programadas, y por la tarde convocaron una manifestación por las calles del centro de la ciudad para condenar los ataques machistas y sexistas y para advertir que no hay fiesta «si no se puede garantizar la seguridad del 50% de la gente».