Las tormentas descargan en Gipuzkoa

Las fuertes lluvias han comenzado a media tarde en San Sebastián/Jose Mari López
Las fuertes lluvias han comenzado a media tarde en San Sebastián / Jose Mari López

Las trombas de agua dejaron acumulaciones de hasta 33 litros en una hora en Zizurkil. El nivel de riesgo desaparecerá a partir de este martes al mediodía y las condiciones meteorológicas mejoran por la tarde

JAVIER PEÑALBA

Gipuzkoa mira desde anoche al cielo con preocupación. Las tormentas amenazaban con descargar importantes acumulaciones de lluvia. La situación era delicada. Tanto, que la Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno Vasco había elevado el nivel de aviso amarillo al de alerta naranja por intensas precipitaciones. El riesgo se mantiene hasta este martes al mediodía. Por la tarde, la situación, no obstante, experimentará una mejoría.

La inestabilidad se dejó sentir especialmente este lunes a partir de la media tarde. Las tormentas se fueron extendiendo desde el sur de la comunidad y la nubosidad siguió un desplazamiento hacia el norte, hasta extenderse a la franja litoral, donde a media tarde los cielos se oscurecieron y la noche entró cuatro horas antes de la hora prevista para el ocaso.

Las descargas de lluvia no tardaron en sucederse. En Berastegi se midieron 7,4 litros en apenas diez minutos y 15 en una hora, en tanto que en la zona de Karrantza se acumularon 3,8 litros en la estación de La Cerroja, dentro de la red de la agencia vasca Euskalmet.

Los chubascos llegaron rápido a la costa. Minutos después de las siete de la tarde, una tormenta con aparato eléctrico se dejó sentir en Donostia. Los truenos retumbaron no solo en la capital guipuzcoana, sino también en la comarca.

La situación era parecida en otros puntos del territorio, donde también cayeron trombas de agua. Según datos facilitados por Euskalmet, en Zizurkil cayeron 7,3 litros en diez minutos y 18,6 en una hora. Al borde de la medianoche, los datos fueron aún más elocuentes: las precipitaciones acumuladas se situaron en los 33 litros por metro cuadrado. En Berastegi se alcanzaron los 31 y en Belauntza, los 25 litros por metro cuadrado. En Andoain se midieron por la tarde 6,3 litros en diez minutos y 15 en una hora, mientras que en Lasarte-Oria cayeron 5,7 por 5,1 en Zarautz. Ambos registros se midieron en apenas diez minutos.

Algunas policías locales, como la de Andoain, tuvieron que intervenir para eliminar los restos que se habían acumulado en algunas arquetas, lo que impedía que el agua fluyera por los sumideros.

Las lluvias, asimismo, entorpecieron la circulación por la red viaria de la comunidad. La circulación se ralentizó sobre todo durante las descargas de mayor intensidad. Fuentes del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco informaron de que aun cuando se formaron algunas balsas de agua, no se produjeron accidentes de gravedad.

El mal estado de la carretera por el agua caída, sin embargo, estuvo en el origen de una salida de calzada sufrida por un vehículo poco antes de las ocho de la tarde, en la autopista Bilbao-Behobia, a la altura del término municipal de Usurbil, en sentido Bilbao. El suceso se saldó sin víctimas.

Graves inundaciones en Navarra

En Navarra, las tormentas se han cobrado la vida de un conductor que fue arrastrado por el agua. Efectivos de Bomberos han encontrado el cuerpo sin vida del hombre esta madrugada cerca de Moriones, en el municipio de Ezprogui.

La avenida del río Cidacos, debido a las intensas precipitaciones registradas desde la tarde del lunes, ha provocado graves daños en Tafalla, Olite y Pueyo. De hecho a esta hora el acceso desde la AP-15 a esta última localidad continúa cerrado.

En el caso de Pamplona, las intensas lluvias afectaron al normal desarrollo de las fiestas de San Fermín. De hecho, la corrida de toros que empezaba a las 18.30 horas finalmente fue suspendida.

Riesgo hasta el mediodía

Para este martes se mantendrá el riesgo de tormentas, pero solo será hasta las doce del mediodía. Durante este periodo, el nivel del aviso será amarillo, de forma que aún se pueden superar las acumulaciones de 15 litros por metro cuadrado en diferentes puntos de la comunidad autónoma. La precipitación puede ser persistente y muy abundante durante esta primera mitad del día, especialmente en la vertiente cantábrica. No se descarta incluso que pueda granizar. En áreas de tormenta las rachas de viento pueden ser fuertes o muy fuertes.

No obstante, a lo largo de la mañana la lluvia irá remitiendo en el interior, aunque en la zona cantábrica «lo hará de manera más probable por la tarde», afirman desde la agencia vasca. A lo largo de la tarde, se irán abriendo claros que anunciarán una mejoría de cara a próximas jornadas. El viento será del norte en el interior, aunque en la costa soplará del oeste. Las temperaturas experimentarán un ligero descenso. «Seguiremos con ambiente primaveral en el sur y otoñal en el norte», precisan desde Euskalmet.

Esta época del verano es propicia para la formación de este tipo de fenómenos. La tarde del 19 de julio de 1988 se vivió una tragedia en media Gipuzkoa. Elgoibar, Eibar, Mendaro, Soraluze, Bergara, Arrasate, Mutriku, Zumarraga Urretxu, Azkoitia, Zumaia... vivieron una pesadilla. En apenas dos horas, el cielo descargó un diluvio. Las regatas de los principales ríos se desbordaron. Carreteras y calles canalizaron las avenidas de agua que arrastraron todo lo que se puso a su alcance. Quince personas perdieron la vida.

A partir del miércoles, mejoría para los próximos tres días

El riesgo de tormentas desaparecerá a partir ya de esta tarde del martes. Aun cuando se espera que todavía hoy puedan darse algunas precipitaciones de cierta intensidad, según transcurran las horas la evolución será favorable. Y el miércoles, la mejoría será todavía más palpable.

De acuerdo al pronóstico efectuado por la agencia vasca de Meteorología Euskalmet, para el miércoles se anuncia «buen tiempo». No obstante, «aunque comenzaremos la jornada con algunas nieblas y brumas y también con nubes altas en el cielo, el día será soleado y con temperaturas agradables», afirman desde Euskalmet.

Las máximas subirán 3 ó 4 grados y estarán entre 22º y 28º. El viento será variable. Durante las horas centrales del día se fijará del norte y arreciará de cara a la tarde.

De cara a los tres próximos días, los pronósticos a día de este martes resultan bastante favorables. Se esperan cielos mayormente despejados, aunque seguirá soplando el viento del norte o del nordeste. Ello hará que las temperaturas resulten suaves, de forma que en los próximos días las máximas rondarán los 23-24 grados en la costa, mientras que en el interior serán algo más elevadas, con registros que pueden llegar hasta los 25-26 en poblaciones como Beasain y también en Ordizia.

Para el fin de semana, sin embargo, las condiciones pueden torcerse. A partir del sábado existe el riesgo de que vuelvan las lluvias y también las tormentas. La situación de inestabilidad puede mantenerse el domingo.