NUEVAS FORMAS DE VENDER CASA

Drones para las viviendas de obra nueva

Las promotoras apuestan por las nuevas tecnologías para poder competir en el mercado inmobiliario postburbuja. «Antes construíamos y después dábamos salida a las viviendas. Ahora es al revés, hay que vender un buen porcentaje de la promoción para poder empezar la obra. Para eso es imprescindible recrear de manera virtual cómo serán los pisos»

Ainhoa Iglesias
AINHOA IGLESIAS

No solo el mercado de vivienda de segunda mano ha sufrido una auténtica revolución tras la crisis del ladrillo. En el caso de la obra nueva las novedades pasan por webs bien posicionadas y recreaciones 3D. Así, una profesión ligada a la industria del cemento y las grúas, que solo se ponía de tiros largos en la fiesta de fin de curso con un tímido piso piloto, ha evolucionado hasta encontrar en los drones su mejor pareja de baile. Lo explica Gorka Aranegui, del Grupo Eibar. «Tradicionalmente el proceso de trabajo ha sido primero edificar y después vender. La crisis nos ha enseñado que lo conveniente es invertir el orden: primero hay que generar ventas y cuando éstas son suficientes, empezar la promoción inmobiliaria. Es un requisito que incluso las entidades financieras nos exigen, dado que así se apuntala la viabilidad del proyecto», expone. Lógicamente el cambio de patrón exige que la estrategia sea totalmente distinta. «La exigencia de tener asegurado el pago de entre un 30% y un 60% de unas casas que no existen obliga a emprender importantes actuaciones comerciales».

Un mordisco generoso de las inversiones - «y de los esfuerzos»- que se realizan con este propósito se lo llevan «las acciones virtuales». Según explica Aranegui, «recrear de manera fiel cómo quedará un piso ayuda a que el comprador se decida». Ahí es donde los drones entran en juego. «Lo primero es obtener imágenes aéreas para integrar el edificio en el solar. Luego con el dron vamos, además, obteniendo grabaciones y fotos altura por altura, de forma que somos capaces de mostrarle a cada cliente las vistas que va a tener su casa». La intervención del vehículo aéreo no tripulado no termina ahí. Según Gorka Aranegui, tan importante como ofrecer un buen servicio preventa es acompañar al cliente durante todo el proceso hasta la entrega de llaves. Una filosofía que deriva no solo en permitirle escoger detalles como los alicatados. «Intentamos que durante el transcurso de la obra el dron tome imágenes de los avances que se van produciendo. De ese modo puede seguir el desarrollo exacto de los trabajos de manera remota».

Recreación virtual de las vistas que tendrá una de las promociones de Grupo Eibar.

José Ramón Elizalde lo llama «construcción virtual real». Gerente de la inmobiliaria que lleva su apellido, también conoce los entresijos del mundillo, en su caso gracias a la iniciativa 'Diseña tu casa'. «¿Cómo es la vivienda de tus sueños, esa que tienes en la cabeza como el lugar en el que te gustaría vivir? ¿Te cuesta explicarlo sin una imagen en la que acotar lo que quieres?», lanza. Convertirse en autopromotor no es nada nuevo, pero ha experimentado cierto empuje gracias a la posibilidad de convertir deseos abstractos en imagen por ordenador. El proceso que siguen en inmobiliaria Elizalde es distinto del que emplea el Grupo Eibar, pero el resultado, calcado: logra mostrar, con todo lujo de detalle, como quedará la vivienda en la que alguien va a invertir sus ahorros. No es moco de pavo. Contratar la edificación de una villa cuesta en la zona de Donostialdea «mínimo 600.000 euros. ¡Que menos que poder ver cada ángulo de tu futuro hogar antes de poner un solo ladrillo!».

¿Bienvenidos al futuro? Aún no, frena Elizalde. «Ya está prácticamente tocando a la puerta una nueva generación de software que permite realizar visitas virtuales en tres dimensiones, eso sí marcará un antes y un después». Esta tecnología no va a estar restringida, ni mucho menos, a la obra nueva. Hoy por hoy se utilizan ya cámaras que graban en 360º el interior de una vivienda. No hay más que visitar los grandes portales inmobiliarios que se pueden encontrar en la red para acceder a esa especie de 'tour' a golpe de ratón. Elizalde está convencido, sin embargo, de que no es más que el primer paso de un bebé que medrará hasta convertirse en gigante. «Cada vez se perfeccionará más la técnica hasta lograr que el cliente pueda visitar la vivienda en línea, mediante una experiencia lo más parecida a cómo sería hacerlo 'in situ'», augura. Y exhibe cierto carácter guipuzcoano cuando, cauto, evita lanzar al vuelo las campanas de las posibilidades de lo digital. «La experiencia virtual jamás podrá sustituir a la física», reivindica. Por eso no cree que en el futuro se compren casas a través del móvil. «La imagen siempre se puede manipular y hay que ser precavido, conocer los detalles por uno mismo. No es la primera vez que un salón inmortalizado con un gran angular parece de 50 metros cuadrados y luego no es ni la mitad de grande, por ejemplo. La honestidad siempre juega un papel importante en estas cuestiones». La falta de ética no se ve en las fotos, por realistas que éstas sean.

1- vender y comprar piso
2- qué es 'Home staging'
4- claroscuros del mercado inmobiliario
 

Fotos

Vídeos