El director de First Models niega cualquier vinculación con la pornografía infantil

Exterio del Palacio de Justicia de Donostia/Fraile
Exterio del Palacio de Justicia de Donostia / Fraile

Iñigo Olasagasti afirma que su relación profesional con Kote Cabezudo finalizó en 1995 y que desconoce lo que el fotógrafo realizó a partir de esa fecha

DV

El director de la agencia de modelos donostiarra Firts Models, Iñigo Olasagasti, ha negado ente el juez cualquier vinculación con la promoción o difusión de pornografía infantil que pudiera haber sido elaborada en el estudio del fotógrafo Kote Cabezudo, inmerso en un proceso penal por delitos de estafa, revelación de secretos, injurias, amenazas, abusos sexuales, producción y difusión de pornografía infantil, corrupción de menores y violación. Olasagasti ha declarado en calidad de investigado en el ámbito de un procedimiento desgajado del sumario principal.

La diligencia se practicó en la sala multiusos del Juzgado de Instrucción número 3 de la capital, en presencia del titular del citado órgano judicial. Olasagasti estuvo asistido por el letrado Oscar Padura y en la toma de declaración estuvieron también presentes el letrado de la acusación particular, un miembro del ministerio fiscal, el abogado que representa al exalcalde donostiarra Odón Elorza, así como la abogada que defiende a Kote Cabezudo.

El peso del interrogatorio lo llevó el magistrado Julián García Marcos. Durante más de una hora, el director de la agencia respondió a todas las cuestiones que le fueron planteadas, entre ellas las relacionadas con su vinculación con Cabezudo.

Según declaró a este periódico Oscar a la finalización de la diligencia, el investigado detalló la forma en la que su agencia trabajaba con el fotógrafo en la realización de los álbumes de las modelos, si bien rechazó cualquier relación con actividades de elaboración o divulgación de pornografía infantil. El investigado manifestó que su relación profesional con Cabezudo finalizó en 1995, si bien admitió que 1999 le pidió una colaboración especial, la realización de un 'book' a la modelo Lorena Bernal, en el marco de la campaña para la consecución de la corona de miss España.

«Iñigo Olasagasti no tiene ni idea de lo que Kote Cabezudo ha podido hacer a partir de 1995. Mi cliente no tiene ninguna vinculación con las fotografías o vídeos pornográficos o con cualquier otro material de estas características que pueda existir en internet», indicó el letrado quien, asimismo, señaló que el director de la agencia tuvo conocimiento de las imputaciones que recaían sobre Cabezudo después de que se incoaran los procedimientos penales, bien por fuentes externas o a través de los medios de comunicación.

Terapia de salud mental

Olasagasti manifestó que las acusaciones contra su persona le han causado un «grave daño» personal y en este sentido señaló que en los veintisiete años que lleva trabajando, su agencia no ha recibido ninguna denuncia. Asimismo, precisó que los comentarios vertidos sobre él en las redes sociales le habían llevado a iniciar una terapia de salud mental. «Estamos ante un proceso kafkiano en el que se está haciendo muchísimo daño a muchas personas», afirmó Padura.

El letrado de Olasagasti presentará en los próximos días un escrito ante el magistrado instructor en el que solicitará el archivo de la causa respecto a su cliente. Asimismo, anuncia que se reserva el derecho a emprender acciones legales contra quienes han difamado el buen nombre de la agencia y de su cliente.

El investigado afirma que las acusaciones le han causado un grave daño y que está en tratamiento

El abogado de la acusación particular denuncia el silencio del Ayuntamiento de San Sebastián

Por su parte, el abogado de la acusación particular, Mario Díez, señaló que en esta causa «se está dirimiendo la posible participación o cooperación necesaria del dueño» de la citada agencia de modelos «en las actividades de Cabezudo».

Este letrado no rechaza entrar en más «cuestiones judiciales», si bien opinó que en este asunto existen «suficientes elementos» para que, «a nivel local, nos demos cuenta de lo que ha pasado en esta ciudad durante veinte años». Se refirió a la celebración en San Sebastián de un concurso de belleza denominado 'Ojos bonitos' que suponía que aquellos menores que eran «seleccionados» se hicieran «fotografías con Kote Cabezudo», informa Efe.

«3.000 miserables euros»

«En el jurado de ese concurso había gente que sabía que Cabezudo hacía pornografía con menores y durante años y años el dueño de la citada agencia y Cabezudo aparecían de jurados en esos certámenes en los que se seleccionaba a niños», indicó Mario Díez.

Mario Díez se preguntó también por qué la asociación Clara Campoamor renunció a continuar con la acción popular en este caso, después de que se le impusiera una fianza de «3.000 miserables euros», al tiempo que cuestionó el «silencio» del Ayuntamiento donostiarra cuando se le pregunta sobre cómo se «apoyaba» en las cuentas municipales a los trabajos realizados por Cabezudo.

El fotógrafo donostiarra ingresó en prisión sin fianza en mayo del pasado año. Hasta entonces, las reiteradas solicitudes de internamiento habían sido desestimadas tanto por la magistrada que instruía el caso como por la Audiencia Provincial.

El acusado fue condenado en febrero a dos años y tres meses de prisión como autor de un delito de obstrucción a la justicia, por publicar una fotografía de una mujer desnuda en una red social el día después de que ésta decidiera personarse en la causa principal que se sigue contra el imputado.