La Diputación proyecta un nuevo enlace entre la A-15 y la N-I en Andoain

Enlace de la A-15 con la N-1 en Andoain/Unanue
Enlace de la A-15 con la N-1 en Andoain / Unanue

El objetivo es terminar con las retenciones que sufre a diario esa zona

A. LERATE

La culminación de la red de carreteras de alta capacidad de Gipuzkoa, con la apertura a comienzos de año de la Autovía de Deskarga (A-636), no finiquita la inversión en infraestructuras viarias en Gipuzkoa. Así lo ha dejado claro este jueves la diputada Aintzane Oiarbide, durante su comparecencia en Juntas Generales, a petición de Elkarrekin Gipuzkoa, para dar cuenta de los objetivos del departamento que dirige durante esta legislatura.

Entre los planes que proyectan, destaca un nuevo enlace de Bazkardo entre la A-15 y la N-I en Andoain. En este punto, como recuerda la diputada, «hay muchos problemas de retenciones a diario en esa zona y debemos plantear la obra de manera que tenga el mínimo de afección al tráfico en la N-I». El objetivo es acometer la obra esta misma legislatura aunque todavía le queda mucho camino por recorrer. El proyecto se encuentra actualmente en fase de redacción. La intención es que el enlace de la A-15 a la N-I pase de un carril a dos para que no haya embotellamientos.

Además, otro de los proyectos estrella de esta legislatura es el centro integral de transportes en Oiartzun, que tendrá una inversión de Bidegi de 9 millones entre el nuevo estacionamiento de Astigarraga y la adecuación del parking de Oiartzun. Entre ambos lugares habrá más de 500 plazas de aparcamiento. La obra ya está adjudicada y se ejecutará en varias fases para estar terminada en 2021.

Además, como ha detallado Oiarbide, para esta legislatura se contempla también la mejora del tramo de Azkoitia a Urretxu de la GI-631, adecuar los túneles de la A-15 a la directiva europea, el nuevo acceso desde Astigarraga al polígono 27 y el nuevo enlace entre Marrutxipi y la GI-20.

Carreteras de pago

Durante su intervención, la diputada ha recordado la necesidad de continuar con la política de «pago por el uso» de las carreteras de alta capacidad para «conservar la red en las mejoras condiciones» y alinearse «con las políticas europeas». Al respecto, ha recordado que en países como Alemania el 100% de carreteras de alta capacidad son de pago. En Gipuzkoa, actualmente son 125 kilómetros, el 61% del total. Para el final de la legislatura, se espera que siete de cada diez kilómetros de vías de alta capacidad serán de pago, tras la puesta en marcha del cobro e la A-636 (Deskarga).

Más noticias

Temas

Andoain