La Diputación multará con hasta 1.000 euros a quien lleve perros sueltos en el monte

Imanol Lasa, portavoz de la Diputación, en una imagen de archivo. /
Imanol Lasa, portavoz de la Diputación, en una imagen de archivo.

Intensificará la vigilancia dentro de un plan con medidas concretas que busca evitar problemas como el ataque a ovejas ocurrido en el alto Deba

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

La Diputación de Gipuzkoa intensificará la vigilancia en montes públicos para garantizar que se cumpla la norma de llevar a los perros atados y retomará la accion sancionadora. El control y las multas formarán parte de un nuevo plan que la institución foral diseña para atajar el problema que pueden llegar a causar los canes sueltos en el monte. Así lo ha anunciado este marter el portavoz foral, Imanol Lasa, a raíz de la preocupación suscitada por el ataque de dos perros que han acabado con la vida de varias decenas de ovejas en las últimas semanas en la comarca del Alto Deba.

Lasa ha desvelado la próxima puesta en marcha de «todo un conjunto de iniciativas y acciones concretizadas en un plan que va a recoger cómo vamos a empezar a actuar con nuestros guardas forestales para evitar que los perros anden sueltos». Reforzar la vigilancia y multar al infractor son dos de las medidas que se impulsarán. La actividad sancionadora ha sido nula en la última década, ciclo en el que la afición por el monte -incluyendo el acompañamiento del perro- ha crecido. De hecho, el portavoz foral reveló que «la última multa de la Diputación se produjo en 2006».

La Diputación se reunió ayer con el Ayuntamiento de Eskoriatza para tomar medidas sobre los perros

La Norma Foral 7/2006 de 20 de octubre, de Montes de Gipuzkoa, recoge en su artículo 62 que «queda prohibido el uso de elementos sonoros, las actividades generadoras de ruido y la circulación de perros sueltos en las zonas habituales de pastoreo, en evitación de molestias a las personas usuarias y alteración de los hábitos del ganado o de la fauna silvestre». Las multas que lleva aparejadas la infracción de esta norma oscilan entre los 100 y los 1.000 euros, dependiendo del grado de gravedad. Cabe aún castigo más severo, en aplicación de la ley vasca de protección de la naturaleza. Es de aplicación en parques naturales y por infracciones paralelas acarrea sanciones de entre 601,02 y 6.010,12 euros (un millón de las antiguas pesetas).

Imanol Lasa ha asumido que «cada día son más los perros que andan sueltos por el monte. Empieza a ser un verdadero problema. Ya se tuvieron que tomar medidas para que fueran atados en playas y ahora toca tomar medidas para que los vayan atados en nuestros montes».

La misma infracción en un parque natural puede llegar a suponer una multa de 6.000 euros

Respecto al ataque de Eskoriatza, ha señalado que la institución foral continúa en contacto con el Ayuntamiento del municipio, «que es a quien compete esta cuestión», ha matizado, y está «poniendo todos los medios técnicos y humanos para resolver» el asunto. Ha desvelado que hoy ha vuelto a haber una reunión entre técnicos forales y el Ayuntamiento «para tomar nuevas medidas y poner más recursos si hiciera falta» ante una «situación de gravedad».

Por último, Lasa ha enmarcado dentro del «nerviosismo» las declaraciones de guardas forestales que el lunes explicaron que no pueden abatir a los perros agresores sin recibir una orden foral al respecto.

Más información

 

Fotos

Vídeos