La Diputación destina 6 millones a programas de intervención familiar

La Diputación destina 6 millones a programas de intervención familiar

Una partida de 4.523.817 euros es para el programa Bideratu, dirigido a la intervención psicosocial en familias, y otra de 1.044.403 para la iniciativa socio educativa Trebatu

EL DIARIO VASCO

La Diputación de Gipuzkoa ha aprobado este jueves destinar 4.523.817 euros al programa Bideratu, dirigido a la intervención psicosocial en familias en las que se dan situaciones de abuso sexual, maltrato y violencia filio-parental, y 1.044.403 a la iniciativa de intervención socio educativa Trebatu.

El consejo de gobierno foral ha adoptado estas ayudas, que suman un total de 6.020.602 euros, a ambas iniciativas, que prestan apoyo a casi 400 menores y adolescentes y sus familias en territorio guipuzcoano, ha informado la Diputación en un comunicado.

Bideratu es una programa psicosocial destinado a la intervención terapéutica con familias en las que se dan casos de abuso sexual infantil y de adolescentes que incluye la investigación y evaluación de dichas conductas así como de los hogares donde se producen graves problemas de convivencia surgidos en la adolescencia, incluidos los casos de violencia entre padres e hijos, y situaciones de maltrato.

Trebatu, por su parte, facilita una atención socioeducativa a familias que tienen problemas de maltrato y abandono infantil intrafamiliar, así como a niños que han sido separados de sus padres y se encuentran en acogimiento. El programa evalúa las habilidades de los progenitores de estos adolescentes, establece pronósticos sobre la recuperación de los menores y lleva a cabo un plan de intervención.

La evaluación profesional y el diagnóstico de estas situaciones se ofrecen de forma personalizada y adaptada a la realidad de cada menor y su familia.

Trebatu atiende a 296 menores Bideratu a 98. La Diputación remarca que en los últimos años se ha registrado un «ligero repunte» ya que en 2015 era de 279 y 72, respectivamente.

El portavoz foral, Imanol Lasa, ha destacado que la voluntad de la diputación guipuzcoana es prestar apoyo a los menores que atraviesan dificultades y ofrecerles «un horizonte de vida digno» porque así lo establece la ley y porque una sociedad avanzada «se basa en el compromiso de no dejar a nadie atrás».