La Diputación defiende la atención dada a los migrantes y la Red Ciudadana denuncia «enormes carencias»

Los migrantes ayudan a desmantelar los servicios de 'Lacaxita'. /LUSA
Los migrantes ayudan a desmantelar los servicios de 'Lacaxita'. / LUSA

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZ

La Diputación de Gipuzkoa ha defendido este jueves la atención dada a los migrantes en tránsito llegados al territorio desde este verano, en concreto 383 personas atendidas en los recursos oficiales desplegados en Irun y Donostia, y otras 3.000 en Euskadi. «Las instituciones han respondido bien. En lugar de pasarse la pelota, nos hemos sentado para dar con una solución, porque lo que debe primar son los derechos humanos más allá del corsé competencial de cada institución», ha dicho la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, que ha reconocido «lagunas» en ese protocolo que las instituciones han ido articulando a medida que se hacían evidentes las necesidades, como ocurrió con la llegada en junio de un autobús con inmigrantes que se quedaron en la estación de Donostia sin nadie que les recogiera. Esa situación «desbordó todas las previsiones, una nueva realidad» a la que tuvieron que dar solución, ha reflejado en una sesión monográfica celebrada a petición del grupo EH Bildu.

Peña se ha comprometido a seguir trabajando para responder al fenómeno migratorio. «Estaremos al pie del cañón», ha subrayado después de repasar todos los recursos desplegados en Euskadi, que se atienden a través de Cruz Roja. También ha agradecido la labor voluntaria de la Red de Acogida Ciudadana.

«Vergonzoso»

Tras la intervención de la diputada, han expuesto su realidad los voluntarios de la Red de Acogida Ciudadana, un movimiento civil que está atendiendo a personas migrantes en tránsito en Irun y Donostia. La fotografía ofrecida ha distado de la valoración oficial. Los voluntarios han denunciado «enormes carencias» en los recursos desplegados y han dicho que su trabajo es el vivo ejemplo de las necesidades que se quedan sin cubrir por las instituciones. «Solo en Irun hemos atendido a 1.000 personas» desde verano, «que podrían haber sido atendidas en los recursos oficiales si no existieran los requisitos y las limitaciones de acceso actuales», como el hecho de tener que llevar menos de 30 días en el país o no poder ocupar una plaza de acogida pública más de 3-5 días.

Los portavoces de la Red han tildado de «vergonzoso» que los recursos oficiales no se llenen y haya plazas libres mientras hay gente que duerme en la calle, o que son atendidas por los recursos habilitados por los voluntarios, «incluso en nuestras casas». Por eso han reclamado que se ocupen todas las plazas públicas, «sin limitarlas a los requisitos», no dejar de atender en ningún caso a mujeres y niños», y que los recursos estén abiertos todo el día, porque ahora cierran de 8.00 a 20.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos