La diócesis de Donostia realiza una encuesta sobre qué Iglesia quieren sus feligreses

Munilla, en un encuentro con estudiantes de la ESO y de Bachillerato en el Buen Pastor./MIKEL FRAILE
Munilla, en un encuentro con estudiantes de la ESO y de Bachillerato en el Buen Pastor. / MIKEL FRAILE

Las hojas con las preguntas se repartirán por las parroquias y también se puede responder a través de internet

Teresa Flaño
TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

La diócesis de San Sebastián quiere saber lo que piensan sus feligreses para poder ejercer mejor su labor pastoral. Desea conocer el estilo de la Iglesia al que aspiran sus fieles y cuáles son sus inquietudes, no solo religiosas sino también sociales. Para ello ha recurrido a una práctica habitual en otros campos, pero nuevo para el obispado, una encuesta.

«Queremos entrar en una dinámica participativa y dar protagonismo a todo el pueblo de Dios, a todos los fieles par elaborar con sus respuestas las líneas maestras de lo que tiene que ser la actividad de la iglesia en los próximos años». Este es, resumido, el propósito de la iniciativa, como lo describe Mikel Iraundegi, diácono permanente de la diócesis donostiarra y miembro del equipo que ha organizado la encuesta. «Queremos conocer la opinión de los ciudadanos para, entre todos, poner un poco de luz al camino que tenemos que tomar como una iglesia acorde con los tiempos en Gipuzkoa».

Es la primera vez que la diócesis donostiarra realiza un sondeo de estas dimensiones, «tan pública. Hace años se realizó otra, pero no estaba tan organizada. Queremos entrar en las mismas dinámicas en las que se mueve la sociedad civil, encontrarnos con las bases», indica el diácono. Se puede responder a través de la web diocesana (elizagipuzkoa.org), en el enlace encuestaobispado.ibdinternet.com y en las hojas que se van a repartir en las parroquias.

A la hora de preparar las preguntas han pretendido ser pedagógicos y por eso son sencillas, pero al mismo también se ha buscado abarcar «toda la complejidad a la que nos lleva el momento actual».

Son tres las preguntas que se realizan, que deben ser respondidas desde los aspectos personal, social y eclesial. «Las preguntas son sencillas, pero eso no significa que sean simples», por eso recomienda que «no se responda rápidamente, a bote pronto, que se reflexione, se medite e incluso se debata con nuestras personas más cercanas, porque ese también puede ser otro de los propósitos de esta encuesta, la reflexión, no solo por parte de la iglesia sobre el camino que debe tomar de cara al futuro, sino también de la comunidad».

Las preguntas

¿Cuáles te parecen que son los problemas más graves que tiene nuestra iglesia diocesana?
¿Qué estilo de Iglesia te gustaría impulsar en nuestra diócesis para los próximos años?
¿Qué deberíamos hacer (o dejar de hacer) a nivel social, a nivel eclsial para encaminar a la diócesis en esa iglesia que sueñas? ¿Cuáles serían los ejes imprescindibles para la iglesia diocesana del futuro?

En la primera se inquiere sobre cuáles se consideran los problemas más graves de la iglesia diocesana. Iraundegi asegura que son conscientes de que las respuestas pueden ser duras teniendo en cuenta que en estos momentos la iglesia católica vive momentos complicados por temas como los casos de religiosos pederasta que están saliendo a la luz, «pero si no hubiera críticas o cuestionamientos algo estaríamos haciendo mal. El papa Francisco nos está invitando a los miembros de la iglesia católica a hablar de todo, con libertad y con confianza. Tenemos que estar abiertos a todas las voces». Entre ellas también incluye a aquellas discordantes con la línea marcada por el obispo José Ignacio Munilla como las del colectivo Eutsi Berrituz, formado por 914 laicos, 27 religiosos y 23 sacerdotes, que ha cuestionado las reformas que ha introducido desde que se puso al frente de la diócesis de San Sebastián. «Es normal que salgan temas que igual escuecen, pero, como también dice el Papa, aquí nadie sobra. Si la crítica es constructiva, siempre es buena», opina Iraundegi.

¿Qué estilo de Iglesia te gustaría impulsar en nuestra diócesis para los próximos años? Es la segunda pregunta y en la tercera se interroga sobre qué se debe hacer para alcanzar la iglesia del futuro con la que sueñan los feligreses y cuáles tienen que ser sus ejes imprescindibles.

Y aunque no es el propósito más importante, la encuesta también servirá tangencialmente para poder realizar una estimación numérica de cuál es la base activa de la iglesia católica en Gipuzkoa.

Concluido el plazo para entregar las respuestas, el 31 de octubre, un equipo recogerá todas las indicaciones, realizará un síntesis, sacará unas conclusiones que se recogerán en un documento que será presentado a la sociedad y que servirá de base para actuaciones futuras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos