Deusto ofrece un máster oficial en Biblia, con estudios sobre el terreno en Israel y Palestina

PEDRO ONTOSOBilbao

La Biblia ha servido para justificar monarquías absolutas y revoluciones contra poderes absolutos. Se puede interpretar en muchas direcciones. Son palabras del profesor Julio Trebolle, catedrático emérito del Departamento de Estudios Hebreos y Arameos de la Universidad Complutense de Madrid, que presentó días atrás el máster sobre Historia e influencia de la Biblia, que pone en marcha la Universidad de Deusto el próximo curso. Los estudios han sido reconocidos por la Agencia de Acreditación Aneca-Unibasq y aprobados por Unijev (las universidades jesuitas). «La Biblia tiene, por fin, entidad académica. Es una pica en Flandes», valora el teólogo y biblista Rafael Aguirre, uno de los impulsores de este máster oficial, que estará dirigido por Carmen Bernabé, presidenta de la Asociación Bíblica Española. Una parte del curso se desarrollará, además, en Israel y Palestina, cuna de los textos bíblicos.

Que la Biblia resulta significativa en la cultura actual es evidente, pese a su ausencia en los programas de estudios de las universidades civiles españolas. «Los estudios bíblicos son valorados y reconocidos en el mundo académico europeo y en otros países anglosajones. Debido a su carácter interdisciplinar están en contacto y diálogo con disciplinas como la arqueología, ciencias del lenguaje, antropología, historia, sociología. Este hecho les hace ser una disciplina en frontera, en diálogo con la cultura de cada época y con sus retos», señala Bernabé. «No hay estudio ni cultura humanista que pueda ignorar el papel de la Biblia, a pesar de las desviaciones que su lectura e interpretación puedan, sin duda, haber suscitado», añade la teóloga.

Marx decía que la religión es el opio del pueblo. Freud , que era para gente traumatizada que busca consuelo. Nietzsche pensaba que la Biblia era el libro de los débiles. Hoy, no pocos sostienen que es el libro de los violentos. Julio Trebolle concede que «los libros sagrados, a veces son muy peligrosos». No hay más que asomarse a los conflictos que se producen en Oriente Próximo y Medio Oriente para observar que están muy relacionados con el Corán y la Biblia».Y es que las religiones se mueven poco a poco y de manera subterránea, pero cuando emergen se convierten en un terremoto», asegura.

«La Biblia es una obra cultural», defiende. En esa línea, resulta muy importante el hecho de que el máster incluya un viaje de estudios práctico a Israel y Palestina.

 

Fotos

Vídeos