Denuncia en Errenteria por agresión sexual a su exmarido, que se suicida después

En este punto se produjo la muerte del varón./ARIZMENDI
En este punto se produjo la muerte del varón. / ARIZMENDI

El ataque sexista se habría cometido en el domicilio de la mujer cuando el acusado fue a recoger parte de los enseres que tenía, tras la ruptura de la pareja

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

La Ertzaintza investiga las circunstancias que rodean la muerte ayer de madrugada de un varón, vecino de Errenteria, después de que fuera denunciado por su exmujer por presunta agresión física y sexual. El fallecido fue arrollado por un automóvil en el túnel de Altamira, aunque según las primeras investigaciones, se cree que con anterioridad al siniestro se había arrojado al vacío desde la parte más alta de dicho acceso.

Los hechos se iniciaron la tarde-noche del lunes cuando el fallecido, de unos 40 años de edad, se personó en el domicilio en el que residía su exmujer. La pareja había decidido recientemente poner término a la relación que habían mantenido.

Al parecer, el varón acudió a la vivienda a recoger algunos enseres que todavía tenía en el inmueble. Una vez en el interior, según la denuncia, el hombre la retuvo en contra de su voluntad y en los instantes posteriores la agredió sexual y físicamente.

Fuentes cercanas a la investigación señalan que tras los supuestos ataques, el exmarido abandonó el domicilio, momento que aprovechó la mujer para poner los hechos en conocimiento del Centro de Coordinación de Emergencias. A partir de ese instante, pasada ya la media noche, se activó el protocolo previsto para presuntos casos de agresión sexual y violencia de género. La mujer fue trasladada a un centro sanitario, donde le fue realizada una exploración médica. La víctima pasó prácticamente la noche en dicho centro y una vez concluidas las pruebas fue conducida a la comisaría de la Ertzaintza de Errenteria, para que pudiera formalizar la denuncia. La mujer imputó los hechos a su exmarido y efectuó un relato de lo acontecido.

Para esos instantes la muerte de su expareja ya se había producido, aunque, al parecer, los agentes de la Policía vasca que investigaban la supuesta agresión machista ignoraban esta circunstancia. Ambos hechos no fueron relacionados hasta transcurrido un tiempo.

En las horas posteriores fue posible realizar una reconstrucción de lo que presumiblemente aconteció. De acuerdo a esta hipótesis, el varón, tras cometer presuntamente los delitos y abandonar el domicilio de su exmujer, se habría dirigido a las proximidades del túnel de Altamira. Allí, supuestamente, se arrojó al vacío desde una altura de varios metros.

Inerte en la carretera

La víctima impactó contra el asfalto de la carretera que discurre debajo de dicho paso subterráneo y quedó tendido inerte sobre el firme. De acuerdo a esta versión, en los instantes posteriores a la caída, el cuerpo del varón fue arrollado por un vehículo que circulaba por la zona, cuyo conductor no se percató de su presencia hasta que lo tuvo a escasos metros, de forma que no tuvo oportunidad alguna de evitarlo.

Este hecho fue puesto en conocimiento de la Ertzaintza. Agentes de este cuerpo adscritos a la Unidad de Tráfico se personaron en el lugar en la creencia de que se trataba de un accidente relacionado con la siniestralidad vial. Al lugar también acudió un médico forense que, sin embargo, descubrió que las lesiones que la víctima sufría no eran las propias de un atropello, sino que además presentaba otras que se asemejaban a traumatismos que se producen en casos de precipitación desde una altura.

Se cree que el varón se arrojó al vacío en el túnel de Altamira y luego fue arrollado por un coche

Grupos feministas han convocado para esta tarde una manifestación de condena por el ataque

Ante esta situación, se procesó el escenario de los hechos en busca de evidencias, tras lo cual el cuerpo fue evacuado al Instituto de Medicina Legal de San Sebastián para serle practicada la autopsia. En las dependencias de dicho centro, los médicos iniciaron los trámites para la identificación de la víctima. Finalmente, se supo que el varón era el exmarido de la mujer agredida.

La muerte del presunto agresor hace que la denuncia interpuesta por la víctima no tenga un recorrido judicial, ya que será archivada, al no poder imputar los delitos a ninguna persona.

Tras estos hechos, el Ayuntamiento de Errenteria manifestó su «más enérgico rechazo ante la agresión machista». El alcalde, Julen Mendoza, presentó una moción de urgencia en el Pleno celebrado ayer por la tarde.

Por su parte, Podemos llamó a los ciudadanos a participar hoy en una manifestación convocada por los grupos feministas contra las agresiones sexistas. La cita será a las 19.30 horas, en la Herriko Plaza de la localidad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos