Un condenado por una agresión sexual en Donostia pide que se repita el juicio

Un condenado por una agresión sexual en Donostia pide que se repita el juicio

Alega que durante el juicio las distintas partes no pudieron interrogar a la víctima

EFE

La defensa del hombre condenado a dos años y ocho meses de cárcel por agredir sexualmente a una chica en agosto de 2016, en los jardines situados frente a la fachada trasera del Ayuntamiento de San Sebastián, ha solicitado la nulidad del juicio en el que fue condenado y la repetición de la vista.

Según explicaron en su momento fuentes municipales, los hechos sucedieron la madrugada del 11 de agosto de 2016, cuando la joven fue agredida por el procesado en los jardines de la calle Ijentea, justo delante del edificio consistorial.

El inculpado fue detenido por una patrulla de la Policía Municipal alertada por un testigo de los hechos, por los que el hombre fue finalmente condenado en septiembre del año pasado por el Juzgado de lo Penal número 5 de San Sebastián que, además de las citadas penas de cárcel le impuso la obligación de indemnizar a su víctima con 3.300 euros por los daños sufridos.

La defensa del condenado, que ejerce la abogada Cristina Morcillo Buj, recurrió esta decisión ante la Audiencia de Gipuzkoa y solicitó la repetición de la vista al entender que durante la sesión se produjo una «vulneración flagrante de las garantías del juicio oral».

En concreto, el recurso, al que ha tenido acceso EFE, explica que durante el juicio las distintas partes no pudieron interrogar a la víctima, después de que ésta, de nacionalidad extranjera, manifestara por carta su «imposibilidad» de acudir a la vista en la que, por lo tanto, sólo se tuvo en cuenta la declaración que prestó la chica durante la fase de instrucción.

Un testimonio que, en opinión de la defensa, «no cumplió los requisitos de la prueba preconstituida, pues no se pidió como prueba documental en el escrito de acusación« y por lo tanto »no tiene ningún valor para enervar la presunción de inocencia«.

Para la defensa, la declaración de la chica en la vista oral «era necesaria» dado que «lo único que se discute» en este caso es si ella «prestó o no su consentimiento en el momento de producirse los tocamientos» de los que se responsabiliza a su cliente.

Esta letrada considera asimismo que el vídeo de los hechos grabado por las cámaras de seguridad del Ayuntamiento «opera sin duda en descarga» del acusado, pues «nada de lo que se ve en él permite concluir el ejercicio de violencia o intimidación» contra la chica.

Entre otros argumentos, la abogada lamenta también que no se le permitiera exponer su informe ante el tribunal con la extensión que hubiera necesitado, ya que el magistrado le «requirió» para que «fuera finalizando» tras sólo «cinco minutos de informe» lo que, a su entender, supuso «una verdadera merma al derecho de defensa».

La Audiencia de Gipuzkoa celebró el pasado jueves la sesión para votación y fallo de este recurso, cuya sentencia se conocerá en próximas fechas.