El conflicto en las residencias se enquista sin visos de acuerdo entre trabajadores y empresas

Los trabajadores de las residencias se concentraron ayer en Txara, frente a la oficina central del Departamento foral de Políticas Sociales. / USOZ
Los trabajadores de las residencias se concentraron ayer en Txara, frente a la oficina central del Departamento foral de Políticas Sociales. / USOZ

ELA responsabiliza a la Diputación de la huelga , que ayer comenzó el primero de la nueva tanda de paros hasta el 10 de mayo

S .E. SAN SEBASTIÁN.

A gritos de «las residencias seguiremos peleando», «Maite Peña mentirosa» o «Ahí está la cueva de Alí Babá», se manifestaron ayer un grupo de trabajadoras de residencias y centros de días de Gipuzkoa frente al edificio Txara, oficina central de atención ciudadana del Departamento foral de Políticas Sociales. Fue el primero de la segunda serie de paros convocados en el sector hasta el 10 de mayo, y que ya suman un total de 62 jornadas de huelga desde que comenzó el conflicto laboral.

El enfado de las trabajadoras «cada vez es mayor». Por este motivo se concentraron ayer frente a estas oficinas de la Diputación. Quieren que les oigan. «Queremos justicia, llegar a un buen acuerdo y tener buenas condiciones laborales», señaló el portavoz de ELA Txomin Lasa, que también remarcó que «las empleadas saben que había un acuerdo con las patronales Adegi y Matia, pero que no se ha podido llevar adelante porque la Diputación ha decidido no financiarlo».

Lasa hizo hincapié en que la negociación está enquistada desde 2017 y reprochó a la institución foral guipuzcoana que había «falsificado» un acuerdo entre el sindicato y la patronales, «que permitía solucionar el conflicto».

Según indicó el portavoz, la Diputación instó a ELA, como sindicato mayoritario del sector, «a llegar a un acuerdo de eficacia general que se pudiera convertir en convenio sectorial» con el compromiso de aplicarlo por parte de la institución foral, que «ha estado en todo el proceso y ha sido conocedora de cada paso». El documento de ese acuerdo fue trasladado a la Diputación y «por una decisión política no lo quisieron financiar», aclaró Lasa sobre una negociación que el ente foral niega.

Los sindicatos y las trabajadoras piden a la institución «un buen acuerdo». LAB se suma también a los paros y convoca una semana de huelga en residencias de mayores desde el lunes hasta el domingo.