Conducir sin camiseta o comer al volante conlleva una sanción de 80 euros

Conducir sin camiseta o comer al volante conlleva una sanción de 80 euros

La norma de circulación penaliza una serie de acciones, muchas desconocidas, como morderse las uñas o llevar la música muy alta

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

Es de sobra conocido que superar la velocidad que marcan las señales de tráfico, conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas, llamar por teléfono al volante o circular con los neumáticos o el alumbrado en mal estado conllevan una sanción y la correspondiente pérdida de puntos. Y hacerlo, a sabiendas de que se trata de una infracción, va a cargo de la responsabilidad de cada cual.

No obstante, hay una serie de cuestiones que recoge la norma que son tan desconocidas como sorprendentes y que conviene tener en cuenta a la vista del volumen de desplazamientos que se realizan en esta época del año.

Así, por ejemplo, si le cazan con el clásico gesto de apoyar el brazo sobre la ventanilla o circulando sin las dos manos al volante -véase porque se tiene una mano en la palanca de cambios, está sujetando un bocadillo o bebida, se está hurgando la nariz, afeitando, maquillando o peinando- la sanción sería de 80 euros, aunque incrementaría hasta los 200 si el agente considera que su acción implica una distracción.

Llevar los pies sobre el salpicadero o por fuera del vehículo, supone una multa de 80 euros, y recaerían sobre el conductor. Conducir sin camiseta, con chancletas o con zapatos de plataforma supone otra sanción de entre 80 y 200 euros, a juicio del agente.

Entre otras cuestiones sorprendentes que pueden derivar en una 'receta' interpuesta por el agente de 80 euros, se encuentran acciones como morderse las uñas, colgar el bañador o toallas en el retrovisor, hacer gestos ofensivos a otros conductores, mantener relaciones cariñosas, llevar la música demasiado alta, o tocar el claxon o hacer ráfagas sin motivo.

La misma cantidad pueden recibir como castigo aquellos que no coloquen de forma correcta a los animales transportados en el interior del habitáculo. Lo mismo sucederá si se llevan bicicletas dentro del coche sin estar bien sujetas o si éstas, a pesar de estar ubicadas en un transportín, sobresalen del ancho del auto u ocultan las luces, los pilotos o la placa de la matrícula.

La multa será algo más 'dolorosa' y se eleva a los 200 euros en los casos en los que el conductor no haga uso del chaleco o los triángulos en caso de necesidad, si se tiran colillas u objetos que puedan ocasionar un incendio o peligro, si se dificulta el adelantamiento al 'listillo' que se quiere colar o no se circula por el carril derecho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos