El conflicto en las residencias sigue sin acuerdo a la vista tras 62 días de huelga

Trabajadores de las residencias de Gipuzkoa ponen fin a la última «tanda» de paros/Usoz
Trabajadores de las residencias de Gipuzkoa ponen fin a la última «tanda» de paros / Usoz

ELA, el sindicato convocante, denuncia que la Diputación sigue actuando «con una irresponsabilidad muy grave» en el conflicto

DV Y AGENCIAS

Las residencias de mayores de Gipuzkoa han puesto este viernes fin a una huelga que ha alcanzado ya las 62 jornadas desde que se iniciara la negociación colectiva, y ELA, sindicato mayoritario, ha aprovechado la coyuntura para denunciar que tanto las patronales del sector y como la Diputación de Gipuzkoa «siguen actuando con una irresponsabilidad muy grave».

El sindicato ha señalado en un comunicado que es «imprescindible que la sociedad guipuzcoana sepa de primera mano los pormenores» de un conflicto, cuya última «tanda» de paros se vienen celebrando desde el pasado 26 de abril, y que no parece que vayan a ser los últimos.

Así, ha criticado «que no ha habido un cambio de voluntad por parte de las patronales y de la Diputación», lo que, a su juicio, supone «una irresponsabilidad gravísima, teniendo en cuenta las consecuencias tan nefastas que tienen las deficiencias de este sector para los usuarios, familiares y trabajadoras del mismo».

Los últimos días de huelga, han explicado, los dedicaron a hacer un reparto «masivo» de información con más de 300.000 panfletos, por las principales localidades del territorio. Una iniciativa que consideran «imprescindible» para que la sociedad guipuzcoana tenga conocimiento del punto en el que se encuentran las negociaciones.

En este sentido, ELA ha advertido de que las trabajadoras «no van a dar ni un paso atrás» y que nuevas convocatorias de huelga están por venir. De hecho, anunció que en las reuniones que se mantengan en las próximas semanas con las delegadas del sector, se decidirán las siguientes tandas de huelga y movilización.

Las familias alzan la voz

Por otro lado familiares de usuarios de las residencias de Gipuzkoa entregaron este martes un documento a la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, con el fin de hacerle conocedora de sus reivindicaciones que se resumen en una petición al Ejecutivo foral para que «haga todo lo que está en su mano» para resolver el conflicto.

Los familiares se dirigieron a la Diputación como «responsable del servicio» y denunciaron que la calidad de la atención prestada a sus allegados es «insuficiente y la calidad del servicio ha bajado más». Asimismo, exigieron al Gobierno foral que mientras dure la huelga «no se abone a las empresas la parte correspondiente por el servicio que no dan y se restituya a los residentes la parte proporcional del servicio prestado».

Después de más de sesenta días de huelga y por primera vez en este conflicto, los familiares de los residentes han querido dar un golpe encima de la mesa, alzar la voz y trasladar su «preocupación» por una negociación que no avanza y que les convierte a ellos y a los usuarios de las residencias en los verdaderos perjudicados. En el comunicado señalan que la falta de personal en las residencias hace que «la carga de trabajo sea abusiva», por lo que consideran que sus familiares «no están suficientemente cuidados por la falta de personal existente».