Colectivos denuncian que 35 inmigrantes han dormido en la calle pese a haber plazas libres en Martindozenea

Colectivos denuncian que 35 inmigrantes han dormido en la calle pese a haber plazas libres en Martindozenea

Critican la medida de tres días de estancia máxima a los usuarios y piden que la mesa de coordinación gestione una acogida «digna e integral»

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

Asociaciones y ciudadanos han denunciado esta mañana frente al Ayuntamiento de Irun que 35 personas inmigrantes han tenido que pasar esta noche durmiendo en la calle. La concentración ha consistido en el reparto de bocadillos a los cerca de veinte ciudadanos procedentes del África Subsahariana que se han acercado hasta el lugar.

La mesa de coordinación, en la que participan Gobierno Vasco, la Diputación de Gipuzkoa, los ayuntamientos de Donostia e Irun, y Cruz Roja, optaron el pasado viernes por habilitar el edificio Martindozenea, donde habitualmente está ubicado el gazteleku municipal, para albergar 60 plazas. Es decir, más capacidad que el antiguo hospital, donde hasta la fecha se disponían de 28.

Esta pasada noche, 25 migrantes han podido descansar en este nuevo dispositivo, en el que había a su vez otras 35 camas vacías, según ha denunciado esta mañana Ruth López, del colectivo Erletze. «Nos centramos para visibilizar la situación perversa generada en las ultimas horas. El protocolo establecido por la mesa interinstitucional marca tres días de estancia máxima a usuarios, por lo que una vez utilizado el recurso estas personas no pueden volver al mismo». Es el motivo, ha dicho, por el cual más de las mitad de las plazas han permanecido vacías, mientras que decenas de migrantes en tránsito se han visto obligados a dormir en la calle.

Trabajo de control

No obstante, y pese a valorar el esfuerzo institucional, lo consideran «insuficiente». «La red de apoyo está tratando de cubrir de manera precaria las necesidades que las instituciones no asumen», por lo que desde la red, integrada por entidades y ciudadanos a título personal, advierten de que continuarán exigiendo una acogida «digna e integral a personas que afrontan situaciones muy peligrosas, generadas en gran medida por políticas que no les permiten viajar de forma segura y regular».

Los colectivos (Adiskidetuak, Amnistia Internacional, Helduak, Hotz, Lakaxita Gaztetxea, Ongi Etorri Errefuxiatuak, Stop Desahucios, Sos Racismo, Zero Pobrezia) no han pasado por alto la dificultad a la que se enfrentan las personas migrantes en su paso a Francia, muchos de ellos, devueltos a Irun a las pocas horas de pisar tierra gala. «La policía francesa tiene desplegado un trabajo de control expulsando a quienes intentan avanzar y eso hace que tengan que permanecer en Irun más tiempo del deseado», ha expuesto.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos