Al quirófano en coche

Coche eléctrico para llevar a los niños al quirófano. /Morquecho
Coche eléctrico para llevar a los niños al quirófano. / Morquecho

El Hospital Universitario Donostia incorpora dos vehículos eléctricos donados por La Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil para que los niños que tengan que ser intervenidos hagan el camino hacia la sala de operaciones «más relajados»

Macarena Tejada
MACARENA TEJADA

Ese camino hacia el quirófano se hace, para la gran mayoría, eterno. Aunque solo sean diez metros, serán, probablemente, los diez metros más largos que el paciente haya vivido hasta el momento. Si la situación es complicada de afrontar para un adulto, ni qué pensar de cómo tiene que serlo para un niño. Pero, desde ahora en adelante, los más pequeños que estén ingresados en el Hospital Universitario Donostia van a vivir este momento de una manera totalmente diferente. Ellos van a ser los pilotos, los que, a velocidad del rayo, se muevan divertidos desde su habitación hasta el quirófano.

Con el objetivo de que «acudir al quirófano sea más amable y fácil para los niños», la Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil (Linceci) ha donado dos coches eléctricos al Hospital Universitario Donostia, que se pondrán en marcha cuanto antes. Además, con este tipo de acciones «buscamos seguir captando fondos especialmente para la investigación contra el cáncer infantil. Nunca será suficiente el dinero que logremos para luchar contra esta enfermedad«, señala David Cabo, de Linceci.

En San Sebastián esta propuesta ha sido recibida con los brazos abiertos. A Joseba Landa, responsable de Pediatría de Hospital Universitario, le parece una «magnífica idea» esta iniciativa «para reducir el estrés de los más pequeños de camino al quirófano. Además, los niños aprenden muy rápido todo lo relacionado con las nuevas tecnologías«, bromea mientras Unax pasa a su alrededor montado en uno de los cochecitos eléctricos.

«Traslado en condiciones óptimas»

A Unax le ingresaron el miércoles por la noche por una neumonía, pero a pesar de no encontrarse en su mejor momento no ha querido dejar pasar la oportunidad de estrenar estos nuevos vehículos que rondan por los pasillos del hospital. Él ya ha recorrido la planta sobre ruedas, aunque todavía falta que los coches se estrenen de camino al quirófano, que será en cuanto «organicemos la infraestructura para hacer el traslado en condiciones óptimas también desde el punto de vista sanitario«, según Landa.