Una banda que introducía droga en Euskadi desde Perú será juzgada en Donostia

Una banda que introducía droga en Euskadi desde Perú será juzgada en Donostia

Cinco hombres y cuatro mujeres se enfrentan a penas de entre dos y once años de cárcel

EFE

Cinco hombres y cuatro mujeres se enfrentan a penas de entre dos y once años de cárcel acusados de integrar una banda de narcotraficantes que introducían droga en Euskadi desde Perú, país de origen de la cabecilla del grupo y madre de otros cuatro miembros del grupo.

El juicio, que arrancará a finales de mayo y se prolongará durante varios días del próximo junio, tendrá lugar en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso EFE, los hechos sucedieron entre noviembre de 2010 y abril de 2011, período durante el que presuntamente los nueve procesados «pusieron en común sus contactos, capital y medios materiales y personales para llevar a cabo, en grupo y coordinadamente, actividades de adquisición, transporte y distribución de estupefacientes para su venta en el mercado ilícito de drogas».

La presunta cabecilla del grupo era la encargada de «planificar y conducir las operaciones de adquisición y suministro de cocaína a través de sus contactos en Perú». Además, contaba con el «apoyo logístico» del resto del grupo en las tareas de «reclutamiento de personas dispuestas a realizar el transporte de la droga», así como en las de «coordinación de su recepción» y «la realización de cobros, pagos y remesas de dinero».

Otro de los procesados supuestamente era el encargado del «tratamiento y corte de la sustancia estupefaciente para su posterior distribución», para lo que disponía de un «laboratorio clandestino« en un inmueble »destinado al depósito y manipulación de la droga«.

Los hijos de la cabecilla, dos hombres y dos mujeres, presuntamente «se integraban en la actividad criminal de la banda y estas dos últimas ponían a disposición del grupo sus domicilios »para el depósito del dinero y demás medios derivados y destinados a la actividad delictiva« como »armas simuladas, equipos informáticos, teléfonos móviles y documentación«.

El grupo fue desarticulado en el año 2011, después de que uno de sus miembros fuera sorprendido tras tomar tierra en España con una maleta facturada en la que transportaba 3,43 kilos de cocaína ocultos en envases de cosméticos y salsas alimentarias. A raíz de estos hechos, la Policía registró el domicilio en el que se ubicaba el laboratorio de la banda, donde los agentes se incautaron de otros 2,43 kilos de cocaína, así como básculas de precisión.

Paralelamente, se llevaron a cabo las detenciones del resto de integrantes de la banda y el registro de distintos domicilios en los que fueron intervenidas distintas cantidades de dinero, teléfonos móviles, ordenadores, básculas de precisión y dos pistolas de gas comprimido.

El total de la droga ocupada en esta operación ascendió a 5,87 kilos de cocaína, cuyo valor en el mercado ilícito hubiera alcanzado los 360.558 euros.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública y otro de integración en grupo criminal de los que imputa en distinta medida a los distintos acusados.