El Ayuntamiento dice no tener aún la carta y aclara que no es su competencia

Goia defiende que la cárcel desaparezca de Martutene, pero no se posiciona sobre qué infraestructura debe sustituirla

A. A./M. V. SAN SEBASTIÁN.

«No es competencia del Ayuntamiento», responde por activa y por pasiva el alcalde de Donostia, Eneko Goia, cada vez que se le pregunta por el futuro de la cárcel de Martutene. Ayer volvió a hacer lo mismo y también dijo que el escrito firmado por un centenar de presos no les había llegado aún y que las únicas informaciones conocidas eran las publicadas por los medios de comunicación.

En una entrevista con este periódico, antes de que se hiciese pública la carta del colectivo de presos, fue preguntado por el futuro del penal. «A mí no me compete determinar cuál es la infraestructura penitenciaria que tiene que haber a nivel de Estado. Lo que me importa es que aquello que habíamos acordado en 2008 se cumpla, y es que la cárcel de Martutene en su ubicación actual desaparezca. Si es bueno o es malo que se pase de una cárcel a un centro de inserción, pues dependerá para quién. Seguramente para un preso que está en prisión preventiva o en tercer grado, a la espera de saber si podría pasar la noche en ese nuevo centro que se proyecta, sí podría ser un problema que no haya una cárcel en Gipuzkoa», afirma.

El alcalde ha sido criticado por el colectivo de presos que firma la carta remitida al Ayuntamiento por entender que «su único interés es urbanístico». Sin embargo, y aunque ayer el primer edil no quiso realizar más valoraciones, en otras anteriores sí ha subrayado que la urgencia para el cierre la propicia la propia situación de la cárcel. «No es digna» y «desde un punto de vista humano, ya no ofrece los mínimos que son exigibles», ha remarcado.

 

Fotos

Vídeos