Hondarribia eleva otra vez el vuelo en julio con un 14% más de viajeros

Dos aviones sobre la pista de Hondarribia. /lusa
Dos aviones sobre la pista de Hondarribia. / lusa

El aeropuerto sigue sumando usuarios pese al limitado números de conexiones, sobre todo en verano, y acumula ya este año un crecimiento del 9% respecto a 2018

Amaia Chico
AMAIA CHICO

La terminal del aeropuerto de Hondarribia tiene un poco más de trasiego que durante estas fechas hace un año. No es que haya más conexiones o destinos veraniegos que animen a aterrizar o a despegar desde la pequeña pista guipuzcoana, pero los vuelos que lo hacen, a Madrid y Barcelona, van casi llenos. Al menos, eso se desprende de los buenos datos que Aena dio este lunes sobre el comportamiento del aeródromo en el mes de julio, un mes de muchas idas y venidas en el que Hondarribia no se ha quedado rezagada pese a la fuerte competencia de sus aeropuertos vecinos, que estos meses multiplican rutas, sobre todo Loiu, que acaba de batir otro récord superando por primera vez la barrera de los 600.000 viajeros.

En el aeródromo guipuzcoano ese listón queda a años luz. Pero los pequeños logros también son celebrados por quienes defienden la continuidad de esta infraestructura, y abogan por la necesidad de cuidarla e impulsarla con más rutas. Los datos de usuarios refuerzan esa tesis. En julio, Hondarribia vio pasar por sus instalaciones a 32.933 viajeros, lo que supone un 14,1% más que el año anterior. Un crecimiento muy positivo si se tiene en cuenta la reducción de frecuencias experimentada en los últimos meses. Ayer, por ejemplo, despegaron tres vuelos a Madrid y dos a Barcelona, y aterrizaron otros tantos procedentes de ambas ciudades, las únicas con las que Gipuzkoa tiene conexión.

Este dato sigue la tendencia alcista de meses anteriores, también con incrementos respecto a hace un año. Y eleva la cifra de viajeros de todo el año hasta los 186.332, un 9,1% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. En junio, hubo 31.061, un 24% más que un año antes. Y en mayo, 30.153, lo que supuso un incremento del 9%.

Los 32.933 viajeros del mes pasado quedan a años luz de la barrera de los 600.000 que acaba de superar Loiu

El número de despegues y aterrizajes es similar, tras la reducción de frecuencias en fin de semana

Esos porcentajes indican que en verano, la llegada y salida de turistas que pueden utilizar Madrid o Barcelona como aeropuertos para hacer escala a sus lugares de origen, y los oriundos que deciden comenzar o terminar su viaje desde el aeropuerto más próximo a sus casas, hacen de Hondarribia una instalación imprescindible en la red aérea vasca. Y eso gracias, posiblemente, a algunas campañas de reducción de precios puestas en marcha por las dos aerolíneas que operan, pero también pese a la reducción de frecuencias, sobre todo en fin de semana. Y es que por ejemplo el pasado, solo había programados tres despegues y tres aterrizajes en Gipuzkoa, y el domingo, cuatro.

Mismas operaciones

El aumento de pasajeros contrasta por eso con la contención en el número de operaciones, ya que frente al incremento del 14% de usuarios, los despegues y aterrizajes solo aumentaron de forma muy ligera. En julio, se programaron 652 operaciones, apenas un 0,5% más que un año antes. Desde enero, el incremento tampoco es paralelo. Las operaciones suman 3.861, un 1,2% más que en los primeros siete meses de 2018.

Aunque los datos de Hondarribia son buenos, si se echa un vistazo alrededor, se siguen quedando cortos respecto a Vitoria y, sobre todo, con medio centenar de destinos, Bilbao. Loiu recibió en julio a un total de 603.139 pasajeros, un 8,5% más que un año antes. Pero Vitoria experimentó un incremento de más del 51% de pasajeros, gracias en buena parte a los destinos veraniegos comerciales y también a los vuelos charter que programa en temporada alta.

El reciente estreno por parte de Vueling del modelo A320 neo en su ruta Hondarribia-Barcelona ayudará también a evitar desvíos y a contabilizar además a esos pasajeros que se ven obligados a volar desde Bilbao, en este caso.