«Antton era de familia arrantzale y navegaba desde chaval; es terrible»

El 'Tuku Tuku' permaneció durante toda la jornada de ayer atracado en el puerto de Hondarribia./FLOREN PORTU
El 'Tuku Tuku' permaneció durante toda la jornada de ayer atracado en el puerto de Hondarribia. / FLOREN PORTU

El hermano del presidente de la cofradía de Hondarribia fallece en el puerto tras caer desde una altura de unos seis metros mientras descargaba pescado

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

Los compañeros del arrantzale fallecido la noche del domingo en el puerto de Hondarribia aún no se explican qué pudo pasar para que este se precipitara desde el muelle hasta la cubierta de su barco. Fue una caída fatal lo que le causó la muerte. La víctima era Antonio Emazabel Zabala, hondarribiarra de 49 años más conocido como Antton, y hermano del presidente de la Cofradía de Pescadores de la localidad costera, Norberto Emazabel.

El accidente tuvo lugar mientras la tripulación del 'Tuku Tuku' descargaba la captura del día, en la tarde noche del domingo. El pesquero había salido a faenar por la mañana, en plena campaña del bonito, y regresó a puerto a mediodía. No obstante, al ser domingo, los arrantzales decidieron dejar la descarga y el pesaje del pescado para última hora de la tarde. En plena faena, y por causas que aún se desconocen, Antton Emazabel cayó desde el muelle hasta la cubierta del barco, en el lado de popa. La caída, puesto que en ese momento había baja mar, fue de unos seis metros, tal y como aseguran compañeros de la Cofradía de Pescadores de Hondarribia.

«Fue un turista que estaba observando cómo descargaban el pescado desde el otro lado del puerto quien vio cómo caía y alertó al resto de la tripulación, que encontró a su compañero tendido sobre la cubierta», cuenta Andrés Olascoaga, secretario de la Cofradía. «Ninguno de los compañeros vio nada porque se encontraban en otras partes del muelle y de la embarcación, que tiene 32 metros de eslora y más de 7 de ancho», explica. Por esa razón, se desconocen las causas que provocaron la caída, si bien se cree que el arrantzale pudo resbalar o tropezar mientras trabajaba.

El Servicio Vasco de Emergencias recibió el aviso a las 23.25 horas, y hasta el lugar se trasladaron dotaciones médicas y de la Ertzaintza, tal y como informaron desde el Departamento de Seguridad. Los sanitarios trataron de reanimar al hombre sin éxito, y este falleció a consecuencia del fuerte golpe sufrido en la caída. Los hechos fueron calificados de accidente laboral por parte de la Ertzaintza, que pasó parte de lo ocurrido a Osalan.

La muerte de Antton Emazabel ha causado una gran conmoción en la familia arrantzale de Hondarribia. Pertenecía a una familia de pescadores, como su abuelo, su padre y su hermano, Norberto Emazabel, presidente de Cofradía de Pescadores de Hondarribia. «Se dedicaba a la mar desde que era un chaval, con 14 o 15 años, y tenía muchísima experiencia. Ha sido terrible para la familia y para todos», lamenta Andrés Olascoaga.

«Fue un turista que observaba la descarga quien vio cómo se caía y alertó a la tripulación» Andrés Olascoaga, Secretario de la Cofradía

«Hay que evitar los accidentes laborales cueste lo que cueste y por encima de todo» Juntas Generales de Gipuzkoa

«Estamos consternados por lo ocurrido y queremos trasladar nuestras condolencias a la familia» Ayuntamiento de Hondarribia

«Pedimos a Osalan que esclarezca las causas puesto que es un sector de especial peligrosidad» Comisiones Obreras

Su hija, Itsaso Emazabel, ha sido la encargada este año de portar la Kutxa, una de las tradiciones más antiguas de la localidad que se celebra cada 25 de julio, día de Santiago. La joven hizo girar el arcón que porta documentos de la Cofradía hasta 100 veces. La leyenda dice que cuanto más alto sea el número, mejor será la campaña de los arrantzales. Itsaso también ha sido elegida cantinera en la compañía Beti Gazte para el próximo Alarde.

Bandera a media asta

En homenaje al arrantzale fallecido, la Cofradía de Pescadores de Hondarribia colocó ayer por la mañana la bandera a media asta en la Hermandad, y así permanecerá hasta el sábado, cuando tendrá lugar el funeral en memoria de Antton Emazabel a las 18.30 horas en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y del Manzano de la localidad.

Numerosas voces quisieron transmitir ayer sus condolencias por el trágico accidente ocurrido en el puerto bidasotarra. Las Juntas Generales de Gipuzkoa aprobaron una declaración institucional en la que manifestaron su «pesar por la muerte de un pescador» y hacían llegar sus «condolencias a la familia, amistades y compañeros de trabajo del fallecido». Asimismo, defendieron que «los accidentes laborales hay que evitarlos cueste lo que cueste y por encima de todo», ya que «la seguridad laboral ha de ser una prioridad en cualquier tipo de trabajo». Por su parte, el Ayuntamiento de Hondarribia también se mostró «consternado» por este fatal accidente y trasladó sus «condolencias a la familia y allegados del arrantzale».

Por su parte, Comisiones Obreras pidió a Osalan «que esclarezca las causas del accidente», puesto que la pesca «es un sector caracterizado por condiciones de trabajo de especial peligrosidad».

La muerte de este arrantzale ha traído a la memoria de los hondarribiarras la de Jorge Ezeiza, vecino de la localidad de 57 años, que falleció hace tres años tras caer al mar cuando faenaba a 40 millas de la costa a bordo del 'Almirante Berria'.

 

Fotos

Vídeos