Álvaro Nadal: «Estudiamos cambiar la ley para que los vecinos tengan más que decir sobre los pisos turísticos»

El ministro de Turismo, Álvaro Nadal, junto al Kursaal, tras asistir el jueves a la inauguración de la cumbre mundial del turismo. /IÑIGO SÁNCHEZ
El ministro de Turismo, Álvaro Nadal, junto al Kursaal, tras asistir el jueves a la inauguración de la cumbre mundial del turismo. / IÑIGO SÁNCHEZ

El ministro Nadal participó en la cumbre mundial del turismo que se ha celebrado esta semana en San Sebastián

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Los representantes de los estados miembro que durante tres días han asistido en San Sebastián a la reunión del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) en San Sebastián coincidieron en que los desplazamientos de viajeros seguirán al alza en 2018. El ministro Nadal no solo lo comparte sino que además defiende que el turismo es un sector que «cuidar, invertir y mejorar».

- España es sede permanente de la OMT, ¿por qué se decantaron por San Sebastián para acoger esta reunión?

- Cuando estuvimos barajando desde el Gobierno de España dónde celebrar el primer Consejo de 2018, consideramos positivo hacerlo en el norte para promocionar esa zona menos conocida. Además, teniendo en cuenta la proyección internacional de Euskadi, entendimos que San Sebastián era el sitio perfecto para recibir a todos los responsables turísticos a nivel mundial. Casi ninguno de ellos conocía la ciudad, por lo que tendrá su repercusión cuando regresen a sus ciudades de origen. San Sebastián es una de esas ciudades que dices: «¿No conoces San Sebastián? Pues tienes que ir».

«Euskadi tiene uno de los mejores desarrollos turísticos del país. Tiene de todo y está cerca de todo»

- ¿Qué le parece el modelo turístico del País Vasco?

- Está yendo muy bien. Siempre consideramos que el turismo español tiene que promocionar los mercados que no son únicamente de sol y playa, y que ya se acerca al 30% del mercado. Euskadi es una comunidad autónoma de dos millones de habitantes con uno de los mejores desarrollos turísticos del país, porque tiene de todo y está cerca de todo. Buenas comunicaciones, calidad turística, oferta complementaria de servicios públicos y privados... Concretamente, San Sebastián vive un gran crecimiento turístico y lo importante es que haya una inversión que acompase esa demanda. España es el país número uno en competitividad turística del mundo, precisamente porque ofrece esa adecuada combinación entre servicio público y privado.

- El año pasado visitaron España casi 82 millones de turistas y las previsiones para este año auguran otro repunte.

- Pensamos que vamos a seguir creciendo, pero probablemente sea un incremento más moderado. Hay que tener en cuenta que el año pasado superamos a EE UU en número de visitantes y no todos los años España supera a EE UU en algo. El otro día le decía al ministro indio de Turismo que en España somos 46 millones de habitantes y hemos recibido 82 millones de visitantes. Es como si a India le llagasen 2.000 millones de personas. Hay que entender las dimensiones, y sin embargo, todo el mundo está contento porque hemos generado ese crecimiento del sector y de las infraestructuras. El turismo es un sector que hay que cuidar, invertir en nuevas tecnologías, infraestructura, formación, mejorar el nivel de idiomas. Pero aun así tenemos un nivel alto de cualificación entre los profesionales del turismo.

«La idea de que el turista estorba y de que el turismo es un mal sector es un profundo error político»

- Habla de satisfacción generalizada, pero no se pueden obviar las movilizaciones del verano pasado en Barcelona, Palma y, en menor medida, en San Sebastián denunciando la masificación del destino. ¿Qué determina que un destino está masificado?

- La demanda. Si el destino es de calidad y conocido, todo el mundo quiere ir. Ahí es cuando se dan problemas de congestión, que se evitan con inversión y mejores infraestructuras públicas y privadas, salvo que haya un límite físico. A ningún ciudadano europeo de Schengen se le va a prohibir venir a San Sebastián, por ejemplo. Si quieren venir, vendrán. Lo que hay que conseguir es que este fenómeno se gestione adecuadamente, genere riqueza para la ciudad y los mínimos problemas posibles. Y aun así habrá quien piense que le perjudica. No conozco ningún ámbito público en el que esto no ocurra.

- En Donostia se ha aprobado recientemente una ordenanza para regular los pisos turísticos. En Palma, se ha optado por prohibirlos. ¿Qué opinión tiene al respecto?

- No conociendo el caso concreto de San Sebastián, siempre que se regule con una medida bien estudiada me parece adecuado. Soy respetuoso con cómo ejerce cada comunidad sus competencias autonómicas. Ahora, en general, no soluciona el problema poner una carga tributaria o establecer prohibiciones un tanto ciegas. Este tipo de soluciones no suelen ser las mejores. Pero cada alcalde o gobierno autonómico tendrá que saber qué le conviene más. Este tipo de regulaciones que son difíciles, tienen que aplicarse caso por caso. Dentro de una comunidad autónoma no es lo mismo un municipio que otro, e incluso dentro de cada comunidad vecinal. Y es en este sentido donde estamos haciendo un análisis con el ministerio de Justicia de si es necesario hacer un cambio o no a nivel estatal para que las comunidades de vecinos, a través de la ley de propiedad horizontal, tengan mucho que decir sobre este tema -actualmente para que una comunidad vecinal prohiba la actividad de un piso turístico en un bloque de viviendas hace falta el voto unánime de todos los vecinos, por lo que la potestad de los residentes a limitar esta actividad en su edificio es cuestionable en la práctica-.

«No creo que nadie deje de venir a San Sebastián por tener que pagar uno o dos euros más por una tasa»

- Una de las cuestiones abordadas en la cumbre y que se ha marcado la OMT como reto a medio plazo es la digitalización del turismo. ¿En qué se concreta este concepto?

- La imaginación es infinita y con las posibilidades tecnológicas que tenemos puede ocurrir de todo. Ahora tenemos claro que podemos utilizar big data -uso masivo de datos-, inteligencia artificial, lenguaje natural, deep learning -aprendizaje profundo-... En el sector turístico tendremos que ir avanzando hacia sistemas que ya empiezan a existir y que son predictivos. Cuántos turistas va haber en cada zona; qué servicios van a necesitar; qué van a querer comprar; guiar al turista en su idioma con sistemas de inteligencia artificial que son capaces de transferir de un idioma a otro con traductores mucho más eficientes de los que incluso ahora mismo tenemos; si el turista está perdido, guiarle con realidad virtual o aumentada; mejorar el sistema de transporte; saber si va a haber congestión o no y a dónde derivarlos... Las posibilidades son infinitas y además las podemos trasladar al resto de servicios públicos, como necesidades de consumo de agua, electricidad o eficiencia energética. Puedo empezar a enumerar y no parar de la cantidad de cosas que la propia revolución tecnológica es capaz de aportar en todo tipo de gestión pública y privada.

«Aplicar la tecnología al turismo permite dar el servicio y promocionar las empresas locales»

- ¿Algún ejemplo?

- En ciudades inteligentes hemos puesto sensores para tener información real de un servicio como la recogida de residuos. No tiene sentido recoger un contenedor que está medio vacío y, sin embargo, no pasar a recoger uno que está lleno. Con un sistema de sensorización y aprendizaje se optimizan las rutas, se gasta menos, se contamina menos y se tiene un servicio más eficiente. Con la aplicación tecnológica lo que se consigue además es que el desarrollo tecnológico se haga aquí. No lo compras de fuera. Por lo que al mismo tiempo que estamos dando el servicio, se promocionan empresas tecnológicas, muchas locales, que participan en el proyecto.

- ¿Es partidario de implantar una tasa turística a los viajeros? ¿Con qué objetivo?

- La tasa turística supone un euro, dos o tres sobre el precio total de una habitación. No creo que nadie deje de venir a San Sebastián porque le han cobrado un euro más. No tiene un impacto importante sobre el turista y si se quiere utilizar como medida para gestionar la demanda no creo que esto tenga un impacto económico suficientemente amplio y pueda alterar el comportamiento del comprador. Que luego se recauda para invertir en infraestructuras turísticas o en apoyo al sector, bien. Pero podría ser este impuesto u otro.

- ¿Qué opina de utilizarla como medida disuasoria?

- No me gusta dar la sensación de que le estás diciendo al turista que estorba, congestiona, hace la vida incómoda en la ciudad y no es bienvenido. Eso tendríamos que evitarlo. No creo que debamos cambiar nuestra perspectiva política sobre un sector que fue el primero que permitió que nos pudiéramos desarrollar y que sigue aportando mucho a la balanza de pagos y con un turismo cada vez de mayor calidad. Por eso, la idea de que el turismo es un mal sector es un profundo error político. Cualquier medida que se entienda como herramienta para manifestar que el turismo es considerado perjudicial para la vida social o económica, creo que se estaría incurriendo en un error.

Nadal tratará de tramitar la rebaja del recibo a la industria vasca

Los Presupuestos Generales del Estado para este 2018 incluyen una partida de 40 millones que atiende a una reclamación histórica de Euskadi: la rebaja de los peajes eléctricos de buena parte de la industria de la comunidad autónoma. Sin embargo, este acuerdo entre el PNV y el PP fue recurrido por el defensor del pueblo Catalán ante las instituciones europeas. Un asunto que aun debe resolverse y que genera dos escenarios: esperar al fallo de Bruselas o seguir adelante con la tramitación de los presupuestos en cuanto la partida esté disponible, aunque no sin riesgos.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, mostró su voluntad de llevar a cabo «todas las actuaciones posibles». «Mi impulso como ministro es tramitarlo, pero si a resultas de la denuncia, la Comisión Europea lo declara ayuda de Estado, serán las empresas las que tendrán que devolverlo», advirtió. Por el momento el Ministerio de Energía se encuentra a la espera de dos informes solicitados al CNMC y a la Comisión Europea para después «hablar con el Gobierno Vasco, que es el que mayor interés ha mostrado en esto, y tomar una decisión al respecto».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos