El 'Aita Mari' recibe la documentación para navegar en el Mediterráneo

El 'Aita Mari' recibe la documentación para navegar en el Mediterráneo

El antiguo barco pesquero, que tenía la tripulación lista desde hace un mes, ha estado bloqueado en Pasaia por problemas burocráticos

SONIA ARRIETA

El 'Aita Mari', viejo pesquero guipuzcoano reconvertido en un barco de rescate humanitario, sigue amarrado en Pasaia, pero por poco tiempo. «Hoy ha llegado la documentación del 'Aita Mari' que nos permitirá despachar el buque. Gracias a vuestra colaboración y apoyo hemos demostrado que hay una sociedad movilizada para evitar más muertes en el Mediterráneo. Seguimos trabajando. Eskerrik asko!». Con este mensaje Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), la ONG guipuzcoana que trabaja conjuntamente con Proemaid, anunciaba que ya tienen la autorización que les permitirá navegar por el Mediterráneo y rescatar a las personas migrantes que intentan cruzar a Europa desde Libia.

La espera se ha hecho larga para los miembros de la oenegé que llevaban desde agosto en puerto esperando un permiso del Ministerio de Fomento, que por fin ha llegado este lunes. El 6 de noviembre, los responsables de la embarcación, encabezados por Iñigo Mijangos, recibieron la noticia de que por fin completaban la tripulación de 18 personas que va a ocupar el 'Aita Mari'. Ese día consiguieron el maquinista naval que necesitaban y desde entonces estaban a la espera de reunir la documentación que les permita partir hacia el Mediterráneo

La misión del 'Aita Mari' no llega en el mejor contexto. Conscientes de que la situación actual de los gobiernos europeos en la crisis de los refugiados no les beneficia, ellos solo piensan en salvar vidas y no les preocupa no tener un puerto en el que atracar. Por el momento se desconoce la fecha en la que partirá del puerto de Pasaia, pero según indicó el de SMH en noviembre a este periódico «el 'Aita Mari' está preparado para salir, en cuanto nos den el 'ok', solo necesitamos diez días para comprar la comida necesaria y estibar todo» para poner rumbo al Mediterráneo.

La primera misión estará compuesta por dieciseis personas: cinco marineros, seis rescatadores, dos sanitarios y dos periodistas. Los voluntarios irán haciendo turnos de unos quince días a bordo.

 

Fotos

Vídeos