El 'Aita Mari', a la espera «de las decisiones de los políticos» para poder zarpar

El 'Aita Mari', a la espera «de las decisiones de los políticos» para poder zarpar

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

El 'Aita Mari' recibió ayer la visita de los inspectores de la Capitanía Marítima del Puerto de Pasajes para comprobar que las últimas reformas realizadas en el barco se ajustan a la normativa. En principio quedaron satisfechos, aunque han realizado algunas puntualizaciones. «En cuestión de dos días les remitiremos toda la información y ya tendremos el visto bueno técnico».

A partir de entonces es cuando entra en juego la política porque el siguiente requisito necesario para poder zarpar rumbo al Mediterráneo Central es el despacho que concede el Ministerio de Fomento, a través de la Dirección General de la Marina Mercante, y en el que se recoge las características de la travesía que la embarcación va a realizar y con qué propósito.

Iñigo Mijangos, presidente de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario comenta que «ahora la decisión está en manos de los políticos. Son ellos los que nos van a dar la autorización o no». En un caso de transporte normal, ese despacho se recibe en cuestión de uno o dos días después de solicitarlo pero el 'Aita Mari' no entra en esa categoría al pretender acudir al Canal de Sicilia para rescatar migrantes que intentan llegar desde Libia a la costa europea.

Si se cumplen los plazos habituales el 'Aita Mari' podría zarpar «a finales de la semana que viene», pero Mijangos no se aventura a dar una fecha concreta porque la experiencia de este último año le lleva a mostrarse cauteloso. «Visto el panorama político, tras el conflicto del 'Open Arms' y la comparecencia de Carmen Calvo en el Parlamento, no sabemos a qué atenernos», comenta el presidente de SMH.

Una de las nuevas instrucciones que recibieron ayer por parte de los técnicos, es que deben reducir el número de tripulantes. Hasta ahora tenían permiso para veinte y se bajará a quince.