Y ahumado en brasa de roble

La carpa abierta en Mutriku se llenó de gente para degustar pintxos de berdel/Gorritiberea
La carpa abierta en Mutriku se llenó de gente para degustar pintxos de berdel / Gorritiberea

Mutriku se vuelca en la celebración del Berdel Eguna

A. GORRITIBEREA

Un año más Mutriku se volcó en la celebración del Berdel Eguna, una celebración que nació para reivindicar el entonces denostado pescado azul y que ahora se ha convertido en todo un estandarte para el conocimiento y sobre todo la divulgación de la localidad costera, pero todo ello a base del esfuerzo de cada uno de los mutrikuarras. La jornada comenzó fresca y bajo los tímidos rayos de sol que presagiaban una jornada intensa. No había como pasarse por las cocinas de los 15 bares donde ofrecieron pinchos basados en verdel para ver el trajín y los nervios, al igual que en las sociedades gastronómicas donde prepararon las cuatro perolas de marmitako, la primera para los residentes de San Miguel. Gustó el brick de verdel del 'Piper' al igual que las croquetas o el verdel en vinagreta del 'Goitibera'.

Hay que señalar las despedidas que toman como punto de referencia la localidad costera y precisamente éste día, la más lejana la de Coro Barreiro de Zaragoza que, junto a susseis amigas acudieron a Mutriku, pero hubo bastantes más de Hernani, Getaria, Sumbilla. Los trece puestos de 'Eixu' Artesau Elkartea de Elorrio le dieron otro color a la plaza Txurruka, y sin duda el puesto por excelencia de Beheko Plaza fue el del rally solidario de los mutrikuarras Mikel Astigarraga y Roberto Santifilippo que llenaron su cuatro por cuatro de ropas y juguetes para media mañana. El concierto de las tres corales que en conjunto agrupan a casi un centenar de componentes, dejó a las claras el porqué de la afición musical de Mutriku.

Gustó el brick de verdel del 'Piper' al igual que las croquetas o el verdel en vinagreta del 'Goitibera'

Es difícil encontrar nuevas novedades con el paso del tiempo, quizás por ello la iniciativa del sueco Tore Birberg nacido en Estocolmo, pero que realiza grandes estancias en el camping de Santa Elena en Mutriku, fue una de ellas. El solicitó a la organización 30 kilogramos de verdel para ahumarlos a base de la brasa de roble y encina tal y como se lo enseñaron a él y a tenor de la 'salida' que tuvo fue uno de los éxitos de la jornada en la degustación de la tarde. El ristorante 'Azkenetxe' del alto del Calvario realizó un 'verdel tricolore' que además de color tenía un sabor especial, pero lo primero que se agotó fueron las albóndigas de verdel del restaurante 'Pikua' El concierto del grupo bilbaíno 'Enkore' que coincidió con las primeras gotas de agua de la jornada, puso fin a una jornada que se prolongó por las bares de la localidad en una jornada festiva que el próximo año cumplirá sus bodas de plata.