«El agua bajaba con tal fuerza que levantó baldosas de la entrada de casa»

La familia del caserío Lizarburu de Ataun posa en la pista que da acceso a su vivienda y que quedó llena de piedras./JOSETXO MARIN
La familia del caserío Lizarburu de Ataun posa en la pista que da acceso a su vivienda y que quedó llena de piedras. / JOSETXO MARIN

Riadas provenientes del monte provocaron daños materiales en bajos y garajes de Ataun la noche del sábado. Ayer las tormentas se cebaron con Lazkao y Ordizia

Gaizka Lasa
GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Ataun se ha llevado la peor parte del ciclo de tormentas en el que se ha adentrado Gipuzkoa desde el viernes y del que no saldremos al menos hasta hoy al mediodía. Los barrios de San Martin y Astigarraga fueron alcanzados la noche del sábado por la riada que bajaba del monte después de una serie de trombas de agua que entre las 20.00 y pasadas las 21.00 horas dejaron casi 40 litros por metro cuadrado.

El riachuelo que desciende del monte hasta la entrada al pueblo no absorbió la cantidad de agua que cayó en tan poco tiempo, se desbordó y en lugar de seguir su canalización habitual llegó a impactar contra las casas de los citados barrios anegando trasteros y garajes.

Aunque no hubo que lamentar daños personales, los vecinos se organizaron para sacar los vehículos de los garajes sin poder impedir sufrir daños materiales que serán cuantificados durante las próximas horas. Contaron incluso con la ayuda de dotaciones de bomberos de la Diputación Foral de Gipuzkoa para achicar agua, sobre todo en los dos bajos más afectados y con mayor necesidad de extraer agua.

La riada procedió del cruce que sube hasta el agroturismo Aldarreta, inmueble que quedó inundado en parte. Su responsable contaba que «el agua golpeó con fuerza y en la entrada de la casa levantó el asfalto y algunas baldosas». Relata asimismo que no fue cuestión de un momento. «Tuvimos que achicar agua hasta tres veces. Primero entró hacia las ocho de la tarde, y cuando pensamos que habíamos limpiado lo mayor, en otro golpe volvió a entrar. Así hasta tres veces».

Casualmente en la primera de las tres, fueron los inquilinos, una cuadrilla de ocho amigos de Murcia, quienes tomaron la iniciativa para intentar salvar la situación. «En las dos siguientes ya fuimos los de casa los que hicimos el trabajo de limpieza», cuenta. A la espera de cuantificar los daños sufridos, cree que «tampoco ha sido un destrozo enorme», aunque mantiene la alerta ante el pronóstico de tormentas y recuerda que «este mismo riachuelo ya se llevó casas por delante en aquella riada histórica de 1983».

Los responsables de la casa rural se encontraron en la misma tesitura que muchos ataundarras al tener que volver de manera apresurada a sus dependencias cuando se disponían a participar en la marcha popular 'Gau Ibilaldi Mitologikoa', un evento preparado con mimo en el pueblo, con la implicación de muchos vecinos, que tuvo que ser suspendida al estar previsto su inicio precisamente a las 20.00 horas, en plena tormenta.

En el bar Troskaeta de Ataun, la suspensión de esta marcha y las consecuencias de las riadas fueron objeto de conversación durante el día de ayer. «El agua caía del monte como si formara un gran río, aunque en realidad el río que pasa por el pueblo no se desbordó. No lo hace desde que se hicieron unas obras para canalizar mejor el agua. Y menos mal», contaba uno de sus empleados. Añadía que «el frontón y polideportivo también se han visto afectados».

Caseríos incomunicados

Las escaleras del polideportivo Auzueta simulaban una cascada de agua en vídeos colgados ayer en las redes sociales, aunque entre los máximos afectados se encontraron los habitantes de los caseríos que no pudieron acceder a sus moradas por las pistas habituales, convertidas en toboganes de agua, con tapones de piedras, tierra y restos arrancados al monte. Según datos de la estación de Euskalmet en Ataun cayeron en 24 horas 95 litros.

Los vecinos de San Martin y Astigarraga aprovecharon la mañana tranquila de ayer para limpiar trasteros y garajes, aunque el temor a otro capítulo similar sobrevoló el municipio por la tarde. Las tormentas no se cebaron tanto con Ataun esta vez, pero en Ordizia cayeron 18,5 litros en 10 minutos hacia las 18.00 de la tarde (23 litros en una hora) sorpendiendo a numerosos conductores y a algún ciclista que otro. También en Lazkao se localizaron fuertes trombas y los afluentes del río Agauntza se desbordaron por momentos anegando llegando a inundar garajes.

Más

 

Fotos

Vídeos