«Hay que adiestrar más al dueño que al perro»