Un acusado de estafar casi medio millón de euros se declara inocente en Donostia

Un acusado de estafar casi medio millón de euros se declara inocente en Donostia

La Fiscalía de Gipuzkoa solicita para el encausado penas que suman trece años de prisión

J. PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

La Fiscalía de Gipuzkoa solicitó ayer penas que suman trece años de prisión para una persona a la que imputan tres delitos: estafa, robo con fuerza en casa habitada y blanqueo de capitales. El ministerio público le acusa de quedarse con casi medio millón de euros que obtuvo presuntamente de manera ilícita de dos personas. En el juicio de ayer, el acusado negó las acusaciones.

Los hechos que son objeto de este proceso se remontan a principios de 2011. El investigado, según las acusaciones pública y las dos particulares, propuso a una de sus víctimas la compra de parte de un local situado en un pabellón industrial, junto al puente de Ergobia, en Astigarraga. Le explicó, sostiene la Fiscalía, que la adquisición supondría un desembolso de 150.000 euros y que luego ya se encargaría él de hacer las reformas necesarias para habilitarlo como vivienda.

La Fiscalía indica en su escrito de conclusiones que el acusado, pese a la propuesta que había realizado, actuó a «sabiendas de que no iba a hacer ninguna reforma en dicho local» y que, por lo tanto, tampoco iba a proporcionarle piso alguno. Argumenta en este sentido que su única intención era «lucrarse con el dinero que iba a recibir de dicha persona».

La cifra

3 delitos
son los que la Fiscalía Provincial de Gipuzkoa solicita para el acusado: estafa, robo con fuerza en casa habitada y blanqueo de capitales, por los que reclama 13 años de prisión. Además, pide que el investigado indemnice a uno de los perjudicados con 196.600 euros y con 286.000 al otro.

La víctima aceptó el trato y en fechas posteriores hizo entrega al investigado de diferentes cantidades hasta sumar un total de 214.000 euros. Sin embargo, las semanas corrían y las obras no terminaban de arrancar. El acusado le dijo que había dos personas interesadas en la compra del pabellón y le ofreció la posibilidad de venderlo y repartirse el dinero. A cambio, le propuso la adquisición de una casa a medias en Oiartzun y dividirla en dos inmuebles.

Para la ejecución de este segundo proyecto, el encausado le pidió otros 64.000 euros aun cuando, según indica la Fiscalía, era consciente de que no iba a cumplir nada de lo que le había propuesto y que lo único que perseguía era lucrarse a costa del perjudicado. La víctima, sin embargo, aceptó y le entregó la suma en dos plazos. Al final, el acusado no cumplió lo pactado y tampoco entregó ninguna vivienda.

Cajas fuertes

El segundo de los casos tuvo lugar el mismo año. A finales de 2011 el acusado conoció en Lezo a un hombre con el que entabló amistad. El investigado acudía frecuentemente a su casa y terminó por convencerle de que era arriesgado tener el dinero en el banco. Así, le dijo que lo sacara y lo guardara en el domicilio. La víctima, «siguiendo los consejos del acusado, a quien consideraba su amigo, extrajo 247.000 euros que los introdujo en dos cajas de caudales, en un hueco que había en el armario de su dormitorio.

A uno de los afectados le embaucó, según las acusaciones, en la compra en unos lofts en Astigarraga

Se le acusa de robar dos cajas de caudales con 286.000 euros a la segunda de las víctimas

Según el texto de la acusación del fiscal, el procesado sustrajo las llaves del domicilio que la víctima guardaba en una mesilla de la entrada y se apropió de las dos cajas de caudales que contenían 286.000 euros.

El ministerio público asegura que con las cantidades «ilícitamente obtenidas» y para ocultar su procedencia ilegal, el procesado adquirió fincas en Astigarraga, Hondarribia, Andoain así como una motocicleta por la que pagó 4.000 euros.

En prisión

Ayer, durante la vista, el acusado negó que se hubiese apropiado de las dos cajas de caudales. El investigado, José Antonio O.E., que permanece en prisión por no haber comparecido al juicio en la fecha señalada, indicó que en modo alguno convenció a una de las víctimas para que retirara sus ahorros del banco y los guardara en su vivienda. «Lo único que yo le dije es que no trabajaba con los bancos, que no confiaba en ellos, pero no le convencí para que sacara sus ahorros», afirmó el acusado que, asimismo, rechazó cualquier implicación en la desaparición del dinero.

El acusado negó también haber tenido una actuación ilícita con el segundo de los denunciantes. Sostuvo que recibió de este 210.000 euros para la construcción de unos lofts en un pabellón de Astigarraga de los que, según dijo, devolvió 72.000, después de que el perjudicado le manifestase que no deseaba seguir adelante con la operación. Con el resto del dinero, según declaró el acusado, efectuó varias adquisiciones en sector inmobiliario. No obstante, afirmó que la supuesta víctima «tiene ahí la parte del pabellón de Astigarraga. Yo considero que es suya».

El juicio quedará hoy visto para sentencia.

 

Fotos

Vídeos